MIÉRCOLES, 16 DE DICIEMBRE DE 2009
¿Autónomo o automático?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Roberto Salinas







“La responsabilidad del banco central es honrar el contrato monetario: dar una moneda que preserve su valor en el futuro.”


Los cambios en las finanzas nacionales fueron precedidos por dos declaraciones sumamente desafortunadas. Por un lado, el ejecutivo se exculpó en torno a la crisis, hablando de cómo la tormenta fue algo fuera de su control (tiene razón), aun cuando no ha perdido el timón (tiene menos razón). Esto evoca el fantasma de López Portillo—y la paranoia asociada con el caninismo monetario.

 

Por otro lado, el nuevo gobernador del banco central anunció, en días previos a la designación: “si quiere que me vaya, me voy, estoy para servir al Presidente.” Y esto no es lo que debemos escuchar de un gobernador supuestamente autónomo.

 

Pero éstas son, como decía Horatio a Hamlet, puras palabras. En 1997, existían fuertes inquietudes sobre la nominación de Guillermo Ortiz sus posturas cambiarias, que parecían favorecer una depreciación controlada, y su aparente laxitud en la lucha anti-inflacionaria—además que era “cuate” del ejecutivo, y venía de la Secretaría de Hacienda. Hoy, los hechos son indiscutibles: el Dr. Ortiz tuvo un gran desempeño.

 

Por tanto, la retórica política alrededor de los cambios es eso, y nada más. Las decisiones en política monetaria son colegiadas, donde el gobernador sólo tiene voto de calidad. Por otro lado, el mandato central es claro: la institución tiene la obligación de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

 

Ello significa que el nuevo capitán monetario deberá obedecer los criterios para procurar la estabilidad de la unidad de cuenta. Agustín Carstens no llega para ver si pueden bajar más las tasas de interés, o para calmar a los abogados de la curva de Felipe en caso que la paridad se aprecie (algo que, por cierto, pasaría si hay mayor nivel de inversión).

 

El nuevo gobernador y los otros cuatro vice-gobernadores, tampoco tienen como prioridad principal el equilibrio de la balanza de pagos, o aumentar las reservas, o el estabilizar el tipo de cambio, en el mismo sentido que tampoco recae en su universo de responsabilidades el asegurar el cielo azul o disminuir el calentamiento global.

 

Su responsabilidad es honrar el contrato monetario con el pueblo, y darle a los tenedores de pesos un bien competitivo, y de calidad—o sea, una moneda que logre comprar el día de mañana (más o menos) lo mismo que puede comprar el día de hoy.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus