LUNES, 15 DE NOVIEMBRE DE 2010
Los vividores anuales de la ubre gubernamental

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“¿Por qué existen tantos incentivos perversos para que haya actores económicos, académicos y sociales, que sin vergüenza alguna, con total cinismo, se comporten año con año como depredadores auténticos de los impuestos de los contribuyentes?”


Ahí están ya todos los chupeteadores, vividores del presupuesto de egresos peleándose por un cachito de la cobijota presupuestal. Lo mismo da que sean campesinos (¿?), maestros normalistas (¿?), alcaldes, burócratas, vándalos del SME, secretarios de estado, jefes sindicales, gober preciosos, empresarios, rectores universitarios, artistas, vaya, hasta estudiantes de secundaria y bachillerato incitados por sus profes para mamar más de la ubre gubernamental.

 

¿Por qué existen tantos incentivos perversos para que haya actores económicos, académicos y sociales, que sin vergüenza alguna, con total cinismo, se comporten año con año como depredadores auténticos de los impuestos de los contribuyentes? ¿Por qué existen incentivos perversos para que unos cuantos -a expensa de millones de mexicanos productivos- quieran comportarse como verdaderos parásitos chupeteadores del presupuesto?

 

La razón está en los arreglos institucionales que incentivan la búsqueda de rentas de distintos grupos de interés económico y político. Sí, por desgracia desde hace años el presupuesto se asigna en función de los distintos intereses de los partidos políticos. Alguien dirá que eso suele ocurrir en casi todas las democracias del mundo occidental. Perdón, acepto que en todos lados haya buscadores de rentas, pero hay candados, especialmente en países con desarrollo institucional pleno.

 

Y de la burocracia onerosa ni hablar, también desde hace años se sabe que instituciones como el IFE y el aparato judicial mexicano cuestan más, emplean a más personal y logran menos resultados que sus contrapartes internacionales. Caso similar sucede con las universidades públicas. También están ahí año con año exigiendo más y más presupuesto. Definitivo, ambos le hacen la competencia a los buscadores de rentas.

 

Ya ni qué decir de las mafias priístas (en el campo, en los sindicatos, en las paraestatales, en la educación, etc.) que han conservado intacto su “minita de oro presupuestal.” Nadie los puede auditar ni tocar.

 

Un ejemplo, desde hace años se sabe que menos del 10% de los productores agrícolas más prósperos acapara la mitad del presupuesto dedicado al campo. ¿Y qué se hace a pesar de tantos diagnósticos que señalan lo anterior? Nada, puede más el viejo esquema corporativista priísta y los malos arreglos institucionales con que el PAN continuó con dichos subsidios cuantiosos y dispendiosos.

 

Un presupuesto debe asignarse en su inmensa mayoría con criterios técnicos, no políticos ni mafiosos.

 

Un presupuesto público correcto debe:

 

-Ser multiperiódico y no negociarse año con año, lo que sólo se presta al jaloneo político.

 

-Debe basarse en estricto criterio costo-beneficio. Todas las dependencias del gobierno deben basarse en planeación estratégica, en analizar metas programadas y alcanzadas. Presupuesto de base cero, que premie al burócrata que logre más con menos, que demuestre que hay rentabilidad social en los proyectos de provisión de bienes públicos. Hay que castigar a los sobreejercicios no a los subejercicios como los ignorantes desean.

 

-Crecer a tasas estables para que no se pongan en riesgo a las finanzas públicas (ya los mexicanos pagamos muy caro en el pasado el tener indisciplina fiscal). A muchos chupeteadores del presupuesto esto es lo que menos les importa, así que hay que detener sus abusos con ley en la mano.

 

-No rebasar el 10% del PIB. Ya hoy el presupuesto del gobierno se acerca peligrosamente a una tercera parte del PIB. Está demostrado: los países de la OCDE que más crecimiento económico registran son aquellos cuyos montos de gasto público son menores respecto del PIB. En México peligrosamente muchos políticos creen que logrando montos récord de gasto, es como se estimulará el crecimiento económico. Nada más falso. Lo importante no es gastar más y más, sino bien y siempre procurando hacer más con menos.

 

-Basarse en la recaudación de ingresos tributarios recurrentes, en especial los impuestos indirectos como el IVA. Hoy día en México se da lo contrario; respecto de los ingresos tributarios no petroleros, el ISR representa 47% y el IVA 37%. Estamos haciendo la tarea al revés; todo sistema tributario eficiente se carga hoy más en impuestos indirectos que en impuestos directos como el ISR. Ello inhibe efectos perniciosos sobre las decisiones de los agentes económicos de trabajar, ahorrar e invertir.

 

-Ser transparente. Se deben establecer mecanismos para detectar y castigar cualquier abuso y acto de corrupción. Hoy en México, poco se sabe sobre cómo gastan estados y municipios (¿Quién no se acuerda del corrupto gober precioso Fidel Herrera, asignando sin ton y son cantidades millonarias a sus políticos favoritos en las pasadas elecciones del gobierno de Veracruz?). Los estudios demuestran que en estos niveles de gobierno, la mayoría del gasto se va a gasto corriente, y en menor proporción, el gasto va al rubro de inversión (el más útil para la sociedad). Con un mecanismo de transparencia, evitaríamos que gober preciosos como Peña Nieto y Ebrard estén chantajeando con exigencias multimillonarias para sostener sus múltiples programas populistas.

 

No basta con que se hagan realidad los puntos arriba señalados; es necesario una reforma política que le quite el pleno dominio presupuestal a los partidos y que cree incentivos para que los políticos rindan cuentas al elector y no a las cúpulas partidistas como hoy sucede; es necesario una verdadera reforma en materia de federalismo fiscal; hacer a los estados más responsables de su gasto evitaría que se comportaran como verdaderos chupeteadores del gasto público federal.

 

Por lo pronto, ahí están nuevamente los chupeteadores anuales del presupuesto.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus