VIERNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2010
Siglo XXI: Fin de la primera década (II)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si el siglo XXI ha de ser mejor que el XX deberá ser el siglo de Mises, no de Keynes. Mises explica lo que Keynes no puede explicar: la causa y el remedio de las recesiones económicas.”


La versión más socorrida es que Keynes y su receta están de vuelta, debiéndonos preguntar si alguna vez los keynesianos, desde los confesos (como Paul Krugman, premio Nobel de Economía 2008), hasta los inconfensos (como Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, el banco central estadounidense, entre 1987 y 2006), lo dejaron ir. No, claro que no: la recesión fue consecuencia de la receta keynesiana, y la amenaza para la segunda década de este siglo XXI es el “regreso”, más decidido, de Keynes y su receta, misma que Ben Bernanke, actual presidente de la Reserva Federal, viene aplicando con singular alegría y sin mayores resultados.

Tengo frente a mí el libro Keynes, the Return of the Master, de Robert Skidelsky, cuyo título no deja lugar a dudas: el regreso del maestro (que suena a algo así como el Regreso del Yedai, y no pienso en Luke Skywalker, sino en Anakin, derrotado por el lado obscuro de la Fuerza y convertido en Darth Vader). Lo primero que llama la atención del mentado libro es el primer párrafo de la introducción, que traduzco libremente: “Hemos vivido uno de los más violentos colapsos en la vida económica que se haya visto en los últimos cien años. Sin embargo la economía – el estudio científico de la vida económica – ha hecho un trabajo excepcionalmente pobre en explicarlo. De acuerdo con las teorías económicas generalmente aceptadas , una caída de esta magnitud no debería haber sucedido. Y también tenemos muy poca idea de cómo parar una sucesión de tales crisis acechando en el futuro. Para comprender ambos temas necesitamos a John Maynard Keynes”.

Y Skidelsky tiene cierta razón ya que, conforme a las teorías económicas generalmente aceptadas, las que se enseñan a los estudiantes de economía, y las que esos estudiantes, una vez llegados al poder, aplican, teorías todas ellas de inspiración keynesiana, no hay manera de explicar lo sucedido, razón por la cual hay que echar mano de teorías económicas, no generalmente aceptadas, pero sí invariablemente correctas. ¿Por dónde empezar? Propongo tres libros: 1) The Theory of Money and Credit, de Ludwig von Mises; 2) Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos, de Jesús Huerta de Soto; 3) The Mystery of Banking, de Murray N. Rothbard, textos, todos ellos, escritos en la tradición de la Escuela Austríaca de Economía, cuyo representante más importante ha sido Ludwig von Mises, Escuela Austríaca de Economía que no forma parte de las teorías económicas generalmente aceptadas, misma que debe sustituir a aquellas, de tal manera que no necesitamos a Keynes sino a Mises.

Parafraseo a Keynes: “Si tan solo Mises, y no Keynes, hubiera sido el economista más influyente del siglo XX, ¡cuánto más sabio y más rico no sería el siglo XXI!” Si el siglo XXI ha de ser mejor que el XX deberá ser el siglo de Mises, no de Keynes. Mises explica lo que Keynes no puede explicar: la causa y el remedio de las recesiones económicas. ¿Qué está en juego? El bienestar de millones de seres humanos.


Mainstream economic theories.
• Crisis / Economía internacional • Escuela Austriaca

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus