Hablando en plata
Dic 31, 2010
Luis Pazos

Las sirvientas, ¿no me defiendas compadre?

Si la legislación laboral empieza a reglamentar ese mercado, sólo provocará el desempleo entre las sirvientas de los hogares de clase media.

Algunos diputados y senadores de buena fe buscan legislar para teóricamente asegurarles un trabajo digno y bien remunerado a las trabajadoras domésticas. No dudo de la buena fe de quienes buscan elevar los niveles de vida de las sirvientas, pero hasta ahora ese tipo de trabajo genera millones de empleos relativamente bien remunerados sin necesidad de una legislación protectora. Millones de mujeres en México tienen ingresos más altos, si incluimos la casa y la comida, a los de muchos trabajadores especializados protegidos por grandes sindicatos.

Durante los años 80, cuando la inflación en México alcanzó 3 dígitos, realicé una pequeña investigación para comparar el aumento salarial de trabajadores miembros de importantes centrales obreras y los incrementos de las trabajadoras domésticas. Los resultados fueron sorprendentes; mientras los salarios de las trabajadores afiliados a sindicatos aumentaban por abajo de la inflación, los de las sirvientas lo hacían por arriba.

Cualquier ama de casa sabe que es muy difícil retener a una trabajadora doméstica si no obtiene una remuneración en dinero y en especie que compense la inflación. En el mercado de servicio doméstico hay escasez de mano de obra y es muy difícil encontrar una trabajadora doméstica pagándole el salario mínimo sin darle casa y comida.

Si la legislación laboral empieza a reglamentar ese mercado, sólo provocará el desempleo entre las sirvientas de los hogares de clase media. En muchas familias el hombre y la mujer trabajan y tienen en la casa una muchacha para que les ayude a cuidar a los hijos. Si las leyes aumentan sus costos, no sólo habrá desempleo entre las sirvientas, también entre las mujeres con hijos, muchas de ellas madres solteras, a las que se les dificultará trabajar como secretarias o ejecutivas, pues no tendrán para pagar a quien cuide a sus hijos.

Ojalá los legisladores le pregunten a sus esposas sobre las condiciones de contratación del servicio doméstico, antes de tomar decisiones muy alejadas de la realidad, que pueden tener efectos contraproducentes para empleadas donde la retribución por medio día de trabajo es mayor que el promedio de los salarios en muchas industrias y comercios.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro