Pesos y contrapesos
May 16, 2011
Arturo Damm

Competencia: El papel del consumidor (I)

Estado de Derecho y mayor competencia posible son dos caras de la misma moneda, al grado de que lo segundo es consecuencia de lo primero. En la medida en la que el gobierno limita o prohíbe la participación de particulares en ciertos sectores de la actividad económica, o en determinados mercados de la economía, viola el Estado de Derecho.

El problema económico de fondo es la escasez: no todo alcanaza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos al precio que uno quisiera pagar, que en última instancia sería cero. La única manera, no de resolver dicho problema, pero sí de minimizarlo, es produciendo más, mejores y más baratos bienes y servicios, para lo cual se requiere que quienes los ofrecen estén sujetos a la disciplina de la competencia, misma que se traduce en mayor bienestar para más gente.

Lo anterior lo vio claramente Ludwig Erhard, el arquitecto del milagro económico alemán de la segunda posguerra, quien apuntó que si el objetivo es lograr mayor bienestar para todos, la condición que debe cumplirse es la mayor competencia posible entre todos los oferentes de satisfactores, siendo la tarea del gobierno garantizar dicha condición: la mayor competencia posible, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados de la economía, para lo cual se requiere que todos esos sectores y mercados estén abiertos a la participación de todo aquel, nacional o extranjero, que quiera participar. ¿Existe alguna otra manera de conseguir la mayor competencia posible entre los oferentes de mercancías? No.

El lograr la mayor competencia posible entre los oferentes de bienes y servicios, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados de la economía, supone que el gobierno reconozca plenamente, defina puntualmente y garantice jurídicamente los derechos a la libertad individual (poder participar en cualquier actividad económica) y a la propiedad privada (poder usar los activos propios para participar en cualquier actividad económica), de tal manera que, en el ámbito de la economía, Estado de Derecho, definido como el gobierno de las leyes justas (las que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente los derechos de la persona), y mayor competencia posible, son dos caras de la misma moneda, al grado de que lo segundo es consecuencia de lo primero, de tal manera que, en la medida en la que el gobierno limita o prohíbe la participación de particulares en ciertos sectores de la actividad económica, o en determinados mercados de la economía, actúa injustamente, violando el Estado de Derecho.

La competencia entre empresas da como resultado la competitividad en las empresas, y ello significa menores precios, mayor calidad y mejor servicio - la trilogía de la competitividad -, única manera de minimizar el problema de la escasez, y también única manera de elevar el bienestar de la gente, jugando en todo ello el gobierno un papel importante: el de no limitar, y mucho menos prohibir, la participación de los particulares en la oferta de satisfactores, lo cual supone, ¡obviamente!, que no será el gobierno el que, tal y como desafortunadamente sucede, monopolice ciertas actividades económicas y cierre a la competencia determinados mercados.

Aceptado lo anterior, la pregunta es si la participación del mayor número posible de oferentes en un mercado es condición suficiente para conseguir la mayor competencia posible. ¿Lo es? No, de ninguna manera.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio