LUNES, 27 DE JUNIO DE 2011
¿Qué sucede cuando...?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Al ir sumando tareas, el gobierno debe inevitablemente ir sumando presupuesto, lo cual se logra, o cobrando más impuestos, o pidiendo más préstamos.”


¿Qué sucede cuando el gobierno, además de ser gobierno, y de garantizar la seguridad contra la delincuencia, y en caso de fallar impartir justicia, pretende ser desde ángel de la guarda, y preservar a los gobernados de todos los males, hasta hada madrina, y concederles todos los bienes? Lo que sucede es que al ir sumando tareas debe inevitablemente ir sumando presupuesto, lo cual se logra, o cobrando más impuestos, o pidiendo más préstamos. El problema es que, tanto el gobierno ángel de la guarda, como el hada madrina, pretenden beneficiar a los gobernados, motivo por el cual resulta contradictorio financiar las tareas adicionales que van asumiendo con el cobro de más impuestos (antes de beneficiarte dándote algo te perjudico quitándote algo, quita que, dado que cobrar impuestos cuesta, siempre resulta mayor que la dación), motivo por el cual se recurre al endeudamiento (mismo que, no olvidemos, termina liquidándose, si es que realmente se liquida, con impuestos).

¿Qué sucede cuando el endeudamiento gubernamental alcanza tal magnitud que ya nadie está dispuesto a prestarle dinero al gobierno? Lo que sucede es que, a partir de ese momento, el gobierno debe ajustar sus finanzas, y hacerlo, o subiendo impuestos, lo cual perjudica a los contribuyentes, que se opondrán a la medida, o recortando gastos, lo cual va en contra de los intereses de las clientelas presupuestarias, es decir, de los grupos que se benefician de los gastos de los gobiernos ángel de la guarda y hada madrina, clientelas presupuestarias que repudiarán el recorte, oposición de los contribuyentes al aumento en el cobro de impuestos, y repudio de las clientelas presupuestarias al recorte en los gastos, que pueden llegar a ser por demás virulentos, convirtiéndose en verdaderas revueltas en contra del gobierno, tal y como ha sucedido una y otra vez, tal y como está sucediendo, hoy por hoy, en Grecia, todo ello consecuencia de la irresponsabilidad fiscal de los gobiernos griegos, que gastaron mucho más de lo que podían financiar con impuestos, razón por lo cual lo financiaron con deuda, con más deuda, y con más y más deuda, hasta que ésta se salió de toda proporción, resultando inevitable el ajuste, o por el lado de los ingresos, lo cual supone aumentar impuestos, o por el lado de los egresos, lo cual implica recortar gastos, perjudicando, en el primer caso, a los contribuyentes y, en el segundo, a las clientelas presupuestarias.

Esta obra ya la hemos visto en escena, y no una, sino varias veces. Cambia el escenario, cambian los personajes, cambia el idioma, pero la trama es la misma: irresponsabilidad fiscal; endeudamiento excesivo; agotamiento de las fuentes de financiamiento; necesidad del ajuste; aumento de impuestos y/o reducción de gasto gubernamental; quejas de los perjudicados, contribuyentes y/o clientelas presupuestarias, descontentos que se convierten en revueltas contra el gobierno. Lo increíble es que, pese a que ya hemos visto la obra, y a que ya conocemos el final, se siga escenificando, como si se tratara de una comedia y no de una tragedia.

• Cultura económica • Política fiscal • Impuestos • Estatistas / Gubernamentólatras

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus