Jaque Mate
Mar 9, 2006
Sergio Sarmiento

Dinastía Napoleónica

Las huelgas son claramente ilegales ya que no se negocian contratos ni hay emplazamientos previos. Las empresas afectadas seguramente ejercerán presión al gobierno para que aplique la ley.

Napoleón Gómez Sada mantuvo control sobre el Sindicato Minero y Metalúrgico a lo largo de 40 años. Pero esto no fue suficiente. En el año 2000 logró que una convención del sindicato nombrara como secretario general en su reemplazo a su propio hijo, Napoleón Gómez Urrutia. Poco importó que el economista con doctorado en la Universidad de Oxford no cumpliera, según sus adversarios, con el requisito de haber sido minero durante cinco años cuando menos o que la decisión estableciera un incómodo precedente de sucesión monárquica en uno de los principales sindicatos del país.

 

Gómez Urrutia logró consolidar su control sobre el sindicato apoyado por muchos de los líderes seccionales que debían sus cargos a Gómez Sada. Los problemas reales los enfrentó el joven Napoleón, sin embargo, después de que el sindicato cobró 55 millones de dólares del Grupo México como parte del tardío cumplimiento de un acuerdo de privatización de unas minas. Ese dinero debió haberse repartido entre los mineros de esas minas.

 

Un grupo numeroso de trabajadores afirma que ese dinero no les llegó a ellos. La directiva del sindicato argumenta que se entregó a quienes tenían derecho, que eran los mineros que trabajaban en ese entonces en las minas, pero el tema ha polarizado al sindicato. El comité de vigilancia, encabezado por Martín Perales, finalmente tomó la decisión de destituir a Gómez Urrutia y lo reemplazó con Elías Morales Hernández, quien había contendido por el liderazgo contra el hijo del líder tradicional en el 2000. Gómez Urrutia, sin embargo, ha culpado al gobierno del presidente Fox por la situación y ha ordenado una serie de paros en instalaciones productivas que han paralizado a buena parte de la industria minera y metalúrgica del país.

 

Gómez Urrutia ha tomado, de hecho, la decisión de confrontar abiertamente al gobierno de la república. Las huelgas son claramente ilegales ya que no se estaban negociando contratos ni hubo siquiera emplazamientos previos. Las empresas afectadas han protestado y seguramente ejercerán presión al gobierno para que aplique la ley. Pero el gobierno ha sido siempre reacio a meterse en conflictos, especialmente cuando se considera que, a pesar de que Elías Morales es en este momento el secretario general legítimo del sindicato, quien realmente tiene control de las secciones a través de los líderes es Gómez Urrutia.

 

La Unión Nacional de Trabajadores (Unete) encabezada por Francisco Hernández Juárez, líder de los telefonistas, ha visto en este conflicto una oportunidad para tratar de jalar para su central al sindicato del grupo del Congreso del Trabajo afiliado al PRI. De esta manera ha expresado su solidaridad con Gómez Urrutia y ha advertido que podría hacer paros solidarios con este líder. Esto podría generar una peligrosa confrontación nacional en un año electoral.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Cualquier conducta humana puede ser objeto de una ley. Por ejemplo: Ley para el buen cepillado de los dientes o Ley para la correcta colocación de los anteojos. Si la tarea de los legisladores es hacer leyes, les sobra tela de donde cortar. ¡Preocupante!

Arturo Damm Arnal
Entrar
Encuesta de la semana
La balanza comercial de México mostró en agosto un superávit de 6,116 millones de dólares. Al interior las importaciones mostraron una caída de -22.2% y las exportaciones de -7.7%. ¿Cómo interpretar estos datos?
Artículos recientes...