MIÉRCOLES, 23 DE NOVIEMBRE DE 2011
Gobierno: deuda hoy = impuestos mañana

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Arturo Damm









“Estrictamente hablando no fue Moreira, sino el gobierno de Moreira, el que contrajo la deuda en Coahuila. Y dado que al final de cuentas todo gasto gubernamental se financia con impuestos, es que propongo que desde ya todo el gasto gubernamental se financie con impuestos. Ello eliminaría, de entrada, el riesgo moral antes citado.”


Luis Fernando Salazar, coordinador del movimiento Somos Coahuila, promueve la página electrónica www.quepaguemoreira.com., en la cual se afirma, con relación a los pasivos que contrajo la gubernatura de Humberto Moreira, ¡que dejó una deuda 284 por ciento mayor de la que recibió!, que “la deuda no es tuya ni de la gente, la deuda es de él. ¡Que pague Moreira!”

Entiendo el enojo de los coahuilenses, a quienes ahora se les pretende cobrar más impuestos para pagar la deuda del gobierno, lo cual confirma que, al final de cuentas, hoy, mañana o pasado mañana, por una u otra vía, el gasto del gobierno se financia con impuestos. El día que un gobierno, cualquiera que sea, pretenda liquidar sus adeudos, le queda una de tres: o vende activos, suponiendo que los tenga y los pueda vender, y con el ingreso así obtenido paga lo que debe; o aumenta impuestos, y con la diferencia entre lo que cobraba y lo que cobra liquida pasivos; o reduce gastos, y con la diferencia entre lo que gastaba y lo que gasta paga sus deudas. En el segundo caso el contribuyente paga más impuestos y recibe la misma cantidad de bienes y servicios gubernamentales. En el tercero paga la misma cantidad de impuestos pero recibe una menor cantidad de los bienes y servicios ofrecidos por el gobierno. En ambos casos el efecto es el mismo: mayor pago de impuestos (sin olvidar que el cobro de impuestos supone obligar al contribuyente a entregarle al recaudador parte del producto de su trabajo, lo cual encaja perfectamente bien en la definición de robo: obligar a entregar a un tercero, bajo amenaza, lo que es de uno).

Ante lo que consideran un despojo – el cobro de más impuestos para pago de deuda gubernamental – los simpatizantes del movimiento Somos Coahuila señalan que, dado que la deuda es de Moreira, ¡que la pague Moreira!, punto en el cual están equivocados: sí, fue el gobierno de Moreira el que contrajo la deuda, pero tendrá que ser otro gobierno, al que le toquen los vencimientos de dichos pasivos, el que la pague, estando allí el riesgo moral del endeudamiento gubernamental: un gobierno es el que contrae deuda, a sabiendas de que será otro el que tendrá que pagarla.

Estrictamente hablando no fue Moreira, sino el gobierno de Moreira, el que contrajo la deuda. Se endeudo el gobierno no el gobernador, de tal manera que Moreira, al menos con relación a estos pasivos, no debe un quinto. Lo único que queda es, suponiendo que realmente haya sido el caso, y que realmente él haya tenido vela en el entierro (yo no veo cómo, dadas las cantidades involucradas, pudo no haberla tenido), castigarlo por las transas cometidas.

Dado que al final de cuentas todo gasto gubernamental se financia con impuestos, es que he propuesto (séptimo mandamiento del Decálogo para el Buen Comportamiento Económico del Gobierno) que desde ya todo el gasto gubernamental se financie con impuestos. Ello eliminaría, de entrada, el riesgo moral arriba citado.

• PRI • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus