Jaque Mate
Abr 10, 2012
Sergio Sarmiento

Homenaje a un expresidente

El gobierno debe estar en posición de ofrecer un homenaje de Estado a un ex presidente en su fallecimiento, en lugar de rechazarlo por el hecho de que el mandatario fallecido haya pertenecido a un partido distinto.

El lunes 2 de abril en Palacio Nacional un presidente surgido de las filas del PAN, Felipe Calderón, rindió un homenaje de Estado a un ex presidente surgido de las filas del PRI, Miguel de la Madrid.

Cuando De la Madrid fue presidente de la república Calderón era un joven activista del panismo en lucha contra el partido único. Este 2 de abril el antiguo joven opositor, hoy convertido en primer mandatario del país, dijo: “Sabemos que México fue la gran pasión de Miguel de la Madrid, por eso hoy México le reconoce su entrega, su esfuerzo y dedicación en los momentos aciagos en los que le tocó dirigir los destinos del país como presidente.”

En otros países del mundo, en los países realmente democráticos, nadie se habría asombrado de un homenaje de esta naturaleza. Si bien los políticos pueden provenir de partidos distintos, no olvidan que pertenecen a una misma nación. En México el odio entre partidos parece superar cualquier identificación nacional. En el sexenio de Vicente Fox falleció José López Portillo, pero el gobierno le escatimó un funeral de Estado al fallecido mandatario.

Uno puede cuestionar las decisiones de un presidente. Yo en lo personal pienso que el sexenio de López Portillo fue desastroso al final, especialmente por sus decisiones de establecer un control generalizado de cambios, por desconocer los contratos de depósitos en dólares en los bancos y por la estatización de la banca. Sin embargo, el gobierno debe estar en posición de ofrecer un homenaje de Estado a un ex presidente en su fallecimiento, en lugar de rechazarlo por el hecho de que el mandatario fallecido haya pertenecido a un partido distinto.

Una de las razones por las que México no ha podido salir adelante a pesar de todos sus recursos naturales es por la falta de acuerdos entre las fuerzas políticas. Los partidos que han gobernado México en los últimos años han tratado de hacer una serie de reformas estructurales que todos sabemos son indispensables pero que al final nunca se aprueban por razones de mezquindad partidaria. Cuando el gobierno priista de Ernesto Zedillo trató de hacer las reformas fiscal y energética, el PAN se negó a apoyarlas. Pero cuando los regímenes panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón hicieron el intento por realizar las mismas reformas, fueron los priistas quienes las rechazaron. Hemos llegado al absurdo de que el PRI detuvo una reforma laboral que el mismo partido había redactado para protestar por supuestas acciones partidarias del gobierno panista.

Uno de los grandes retos del nuevo gobierno, el que tomará el poder el 1ro de diciembre, será saber si tiene la capacidad de realizar las reformas. Si no se hacen los cambios en materia fiscal, energética y laboral, entre otras, México no podrá crecer de una manera sana y con beneficios para todos. Estas reformas, cuando se han hecho en otros países, han requerido de acuerdos de distintos partidos políticos. Y esto es algo que los políticos mexicanos todavía no han aprendido a hacer. En este sentido, el que un gobierno panista le pueda hacer un homenaje a un ex presidente priísta es un paso en la dirección correcta.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Futuro sombrío
Arturo Damm
• Empobrecimiento
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio