Jaque Mate
Abr 19, 2012
Sergio Sarmiento

Campaña de spots

Si bien estamos viviendo la mayor avalancha de spots de cualquier tipo jamás visto en México, o quizá en cualquier lugar del mundo, los resultados son tan pobres que también estamos presenciando el mayor desperdicio de valiosos tiempos de radio y televisión en la historia.

La campaña formal por la Presidencia de la República ha comenzado. Si bien las vacaciones de Semana Santa interrumpieron de inmediato algunas de las actividades de los candidatos, el bombardeo de spots políticos se ha vuelto constante. A los largo de los próximos dos meses y medio tendremos que acostumbrarnos a sufrir esta tortura inmisericorde de anuncios de los partidos y los candidatos.

Es difícil saber cuál será el resultado final de esta campaña en la que, gracias a las decisiones de los legisladores que forjaron la ley electoral del 2007, se ha hecho del spot el principal instrumento para comunicar argumentos políticos. Por supuesto es imposible ofrecer una discusión de los temas de fondo de nuestro país en 20 segundos. Pero eso no les importa a los políticos que crearon este engendro de ley.

Es demasiado pronto para saber qué tanto impacto puede tener la campaña que acaba de empezar. Las primeras encuestas de opinión dadas a conocer después del inicio formal de las campañas muestran que el orden de preferencia de los candidatos se mantiene sin cambios. Enrique Peña Nieto se mantiene al frente, Josefina Vázquez Mota en segundo y Andrés Manuel López Obrador en tercero. En un muy lejano cuarto lugar está Gabriel Quadri. Una encuesta en particular, la de Parametría, muestra un avance de cuatro puntos porcentuales de peña Nieto mientras que Vázquez Mota y López Obrador pierden algo de terreno, pero no hay modificación en el orden. Hasta ahora la avalancha de spots no parece haber tenido una gran influencia en las opiniones de los electores.

Y quizá sea lógico. Los tiempos que los partidos políticos se han apropiado para emitir sus spots son tan grandes que los anuncios, en lugar de tener un impacto, se convierten simplemente en parte del ruido ambiental. Si bien estamos viviendo la mayor avalancha de spots de cualquier tipo jamás visto en México, o quizá en cualquier lugar del mundo, los resultados son tan pobres que también estamos presenciando el mayor desperdicio de valiosos tiempos de radio y televisión en la historia.

Una de las razones de la inoperancia de los spots es la prohibición a los anuncios que “calumnien” o “denigren”. En general estas palabras han sido interpretadas con el sentido de que no deben permitirse los anuncios políticos críticos de otros partidos o candidatos.

Vázquez Mota y el PAN están tratando de llevar esta aparente prohibición al límite al presentar en sus anuncios ataques a Peña Nieto, a quien llama mentiroso por no haber, supuestamente, cumplido ciertos compromisos que hizo en su campaña como gobernador del estado de México. Los priistas han acusado a Vázquez Mota de estar desesperada por no haber logrado avanzar en las encuestas, y ciertamente la candidata hizo un cambio importante en su equipo de trabajo a los 10 días de haber comenzado la campaña, pero lo interesante será ver hasta dónde permiten los tribunales que lleguen los anuncios críticos.

Por lo pronto, la campaña está ya a toda vela. La única gran pregunta es si los ciudadanos no terminaremos volviéndonos locos con esta enorme avalancha de spots políticos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...