El Econoclasta
Jun 6, 2012
Isaac Katz

Blindaje

¿Está la economía mexicana blindada frente a la turbulencia financiera internacional, tal como se ha afirmado en estos últimos días?

El escenario económico mundial no pinta bien. Europa está en pleno estancamiento, con una tasa de desempleo en los países que componen la Unión Europea de más del 11%. Sigue presente la amenaza de que Grecia abandone la zona Euro y como una última mala noticia es la crisis bancaria en España. Por su parte, la economía de Estados Unidos está en una franca desaceleración, habiéndose creado durante el mes de mayo únicamente 69,000 nuevos empleos, muy por debajo de las estimaciones que se tenían de 150,000 nuevos puestos de trabajo. China e India también muestran un menor dinamismo, mientras que Japón sigue sin crecer.

Todas estas malas noticias se han reflejado en una notable volatilidad en los mercados financieros y cambiarios. La tasa de rendimiento de los bonos a 10 años del Tesoro estadounidense se situó por debajo de 1.60%, la tasa más baja de la historia. El tipo de cambio del dólar estadounidense frente al Euro ya casi llega a 1.20. Dada la gravedad de España, la tasa de interés de sus bonos a 10 años casi llega a 7%, lo que representa una prima de más de 500 puntos base por sobre los bonos alemanes. Y en este contexto internacional, el tipo de cambio del peso mexicano frente al dólar estadounidense se acercó a los 15 pesos por dólar.

¿Está la economía mexicana blindada frente a la turbulencia financiera internacional, tal como se ha afirmado en estos últimos días? Depende de qué variables estemos analizando.

Dada la situación de las finanzas públicas así como por el monto de reservas internacionales en poder del Banco de México y la solidez de la banca, se podría afirmar que efectivamente la economía sí está blindada y que la devaluación del tipo de cambio es únicamente un fenómeno transitorio, tal que si la situación en Europa mejora, particularmente sí hay una clara señal de que se fortalecerá a la banca española, se podría esperar que el tipo de cambio se revaluaría a un nivel por debajo de los 14 pesos por dólar.

En donde no estamos blindados es en relación a la desaceleración de la economía estadounidense ya que ello sí afecta de manera importante a la economía mexicana, tal como lo experimentamos en 2009. Un estancamiento del sector manufacturero en Estados Unidos o, peor aún, una caída en tal sector de la actividad económica se reflejaría inmediatamente en una también menor actividad manufacturera en México, traduciéndose ello en una menor tasa de crecimiento económico. Y el problema es que en el corto plazo realmente no hay nada que se pueda hacer dada la alta correlación que existe entre ambas economías y no existe margen de maniobra para instrumentar una política fiscal y monetaria contracíclica porque eso sí nos metería en problemas.

Se afirma que las situaciones críticas deben ser aprovechadas para realizar los cambios que fortalezcan estructuralmente la economía. Dado el actual contexto económico internacional, aunque no sea una crisis de la magnitud de 2009, en México se debería estar trabajando en los cambios estructurales que hagan a la economía más flexible y más sólida, una capaz de poder enfrentar con menores costos los choques externos negativos y que además permitan explotar el potencial de crecimiento.

Se debería estar trabajando, pero esto no es más que un bueno deseo. Dado el entorno político nacional, a menos de un mes de las elecciones federales, simplemente no existen las condiciones para hacer los cambios estructurales que se requieren. Y después de las elecciones, pues tampoco.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Donde hay una necesidad nace un derecho.

Axel Kiciloff
Entrar
Encuesta de la semana
En los primeros 6 meses del año las pérdidas de Pemex ascendieron a 606 mil 587 millones de pesos y no parece que el escenario mejore en lo que resta del año debido a la menor demanda de combustibles provocada por la emergencia sanitaria global, a mediano plazo por la excesiva deuda que carga y a largo plazo por la menor dependencia de combustibles fósiles. Dado lo anterior, ¿qué se debe hacer con la empresa paraestatal?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Cuestión de lógica
Manuel Suárez Mier
• Cabildeo en Washington en 2020
Arturo Damm
• PIB
Ricardo Valenzuela
• ¿Quién es realmente Donald Trump?
Arturo Damm
• Estado comatoso
Arturo Damm
• Del decrecimiento