VIERNES, 17 DE MAYO DE 2013
¿Reversa al libre comercio global?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“La tragedia de que sea Azevedo y no Blanco el líder de la OMC en momentos en que se requiere de un liderazgo claro y persuasivo para llevar a buen término la ronda de negociaciones iniciadas en Doha hace doce años que parecen atoradas sin remedio.”


Se anunció en días pasados que el nuevo director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC) será, a partir del 1 de septiembre, el embajador brasileño ante ese organismo Roberto Azevedo, diplomático de carrera de Itamaraty, la prestigiada cancillería de Brasil, y con una larga experiencia en negociaciones comerciales.

No tengo la menor duda de la habilidad del embajador Azevedo pero está por verse si será capaz de crecer y adoptar un liderazgo independiente de las enraizadas posiciones proteccionistas que caracterizan a su país, una de las economías más cerradas del mundo.

La selección del director general de la OMC se realiza por consenso de las 159 naciones que pertenecen a esa organización, pero se trata de un “consenso ex-post facto,” es decir, una vez que se ha perfilado un claro ganador en cuanto a los votos que recibe en un “democrático” proceso en el que cada país cuenta con un voto.

La elección de Azevedo y no la de Herminio Blanco, el excelente candidato mexicano cuyas credenciales como campeón del libre comercio y exitoso negociador en jefe del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que superaban por mucho las del embajador brasileño, nos lleva a varias y preocupantes conclusiones.

En primer lugar se suponía que los países industrializados, incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, habrían apoyado la candidatura de Blanco aunque de haber sido este el caso, no hicieron una campaña muy efectiva en sus respectivas áreas de influencia geográfica para asegurar el voto de naciones aliadas.

En segundo término, la activa y eficiente diplomacia brasileña, con una cobertura geográfica mucho más amplia que la de México, particularmente en África, consiguió alinear un apoyo muy amplio de los países en vías de desarrollo a favor de su candidato, lo que subraya una de las debilidades de la diplomacia mexicana.

A diferencia de Itamaraty que tiene su agenda de prioridades nacionales muy claras, Tlatelolco –aunque la cancillería mexicana ya se mudó de regreso a la avenida Juárez- ha tenido un desempeño errático y mediocre, particularmente en los últimos doce años en dónde ha habido múltiples cambios de rumbo y énfasis diplomático.

Los esfuerzos realizados por el flamante canciller José Antonio Meade en apoyo de la candidatura de Blanco, sufrieron de esa desventaja estructural lo que debe llevar al nuevo equipo a cargo de nuestras relaciones externas a definir una agenda coherente con las prioridades nacionales en esa materia, y actuar en concordancia.

Más preocupante aún, sin embargo, es que la campaña de Azevedo, apoyada por los socios BRICS de su país –China, India, Rusia y Sudáfrica-, concitó el respaldo de muchos países en desarrollo que apoyan “una vía más gradual en la apertura de sus economías,” que traducido a lenguaje llano significa que prefieren el proteccionismo.

Hay que recordar también que Azevedo, haciéndose eco de las preocupaciones de Brasil, trató de conseguir que la OMC buscara la aplicación de remedios de índole comercial contra las políticas monetarias de países como EU y China, que manipulan sus tipos de cambio para hacer sus exportaciones artificialmente más competitivas.

La tragedia de que sea Azevedo y no Blanco el líder de la OMC en momentos en que hay un resurgimiento de posiciones proteccionistas en el mundo entero, es que se requiere de un liderazgo claro y persuasivo para llevar a buen término la ronda de negociaciones iniciadas en Doha hace doce años que parecen atoradas sin remedio.

No conozco al embajador Azevedo pero a Herminio Blanco lo vi de cerca operar una complejísima negociación con EU y Canadá entre 1991 y 1994, que culminó en el TLCAN. Su liderazgo en integrar un equipo de negociadores de lujo, su infinita paciencia para superar muchos momentos críticos y su habilidad para incorporar al sector privado a las negociaciones “en el cuarto de junto”, fueron notables.

Entre 1994 y 2000, ya como secretario de Comercio, Blanco supervisó y llevó a su exitosa culminación las negociaciones de los acuerdos de libre comercio de México con la Unión Europea y Japón, así como otros múltiples convenios similares con decenas de países, sobre todo en América Latina.

Esperemos que el nuevo líder de la OMC nos sorprenda gratamente emprendiendo una campaña lúcida y denodada para llevar a buen puerto las negociaciones de la Ronda de Doha en una era poco propicia para la libertad de comercio, por el estancamiento o raquítico crecimiento de muchos países, por sus devaluaciones competitivas y por el renacimiento proteccionista global. ¡El fracaso sería terrible!

• Globalización / Comercio internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus