VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014
Confianza, inversiones, crecimiento

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Arturo Damm









“¿Por qué la caída en la confianza de los empresarios? ¿Por el cambio de gobierno? ¿Por el regreso del PRI? ¿Por las reformas? ¿Por qué?”


La causa del crecimiento económico –del incremento en la producción de bienes y servicios– es la inversión directa, definida como aquella que abre empresas, que produce bienes y servicios, que crea empleos, y que genera ingresos. Condición para que se invierta en un país es la confianza de los capitalistas, de los dueños del capital capaz de invertirse en un país. A mayor confianza más inversiones directas, y a más inversiones directas mayor crecimiento económico.

¿Cómo andamos en México en materia de confianza de los empresarios? Para responder podemos recurrir al Indicador de Confianza Empresarial (INEGI), con los datos correspondientes al mes de enero, mismo que mide la confianza de los empresarios de la industria manufacturera, del comercio, y de la industria de la construcción, confianza que, en los últimos meses, ha mantenido una tendencia a la baja.

El Indicador de Confianza Empresarial se arma a partir de las respuestas a las siguientes preguntas: 1) Momento adecuado para invertir; 2) Situación económica presente del país; 3) Situación económica futura del país; 4) Situación económica presente de la empresa; 5) Situación económica futura de la empresa, y los resultados para el pasado mes de enero son los siguientes. Índice de confianza de los empresarios de la industria manufacturera: enero 2013, 56.0 puntos; enero 2014, 50.3. Índice de confianza de los empresarios de la industria de la construcción: enero 2013, 54.6 puntos; enero 2014, 51.0. Índice de confianza de los empresarios del comercio: enero 2013, 53.3 puntos; enero 2014, 50.9. ¿Qué tuvimos? La confianza empresarial con una clara tendencia a la baja. ¿Qué consecuencias pudo tener ello sobre la inversión?

Para responder veamos, con los datos proporcionados por el INEGI, que sucedió con la inversión fija bruta, que es la que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, y que proporciona la infraestructura física para llevar a cabo los procesos de producción. En noviembre de 2011 creció, en términos anualizados, 7.6 por ciento. Un año después, noviembre de 2012, lo hizo a una tasa del 6.0 por ciento. ¿Qué paso en noviembre del 2013? Que la inversión fija bruta registró una caída del 4.5 por ciento, habiendo sumado siete meses, de mayo a noviembre, de crecimiento negativo: mayo, menos 0.9 por ciento; junio, menos 1.9; julio, menos 0.2; agosto, menos 5.9; septiembre, menos 5.0; octubre, menos 5.4; noviembre, menos 4.5 por ciento.

¿Qué consecuencias ha tenido esta caída en la inversión fija bruta? Las únicas posibles: un menor crecimiento en la producción de bienes y servicios, es decir, un menor crecimiento económico. En 2012 la economía creció al 3.9 por ciento. Para 2013 se estima (la cifra real todavía no la conocemos) un crecimiento del 1.2 por ciento, que se explica por la caída en la inversión fija bruta, que a su vez se explica por la caída en la confianza de los empresarios, lo cual nos lleva a la pregunta más importante: ¿por qué esa caída? ¿Por el cambio de gobierno? ¿Por el regreso del PRI? ¿Por las reformas? ¿Por qué?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus