Pesos y contrapesos
Ago 28, 2015
Arturo Damm

Más sobre las "culpas" del capitalismo

Hoy el verdadero capitalismo brilla por su ausencia

En un Pesos y Contrapesos anterior afirmé que los problemas económicos por los que atravesamos hoy en día no se deben, como afirman los ignorantes y/o calumniosos, al capitalismo, mucho menos si por tal entendemos el sistema económico basado en el respeto a la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal de los agentes económicos, algo que ni remotamente sucede en las economías contemporáneas, que los calumniosos y/o los ignorantes califican de capitalistas.

En el verdadero capitalismo no hay políticas económicas, que son “los medios mediante los cuales el gobierno intenta regular o modificar los asuntos económicos de una nación” (Diccionario de Economía; Arthur Seldon; Ediciones Orbi), lo cual supone modificar los resultados obtenidos, mediante la libre interacción de los agentes económicos, en los mercados, lo cual solamente se justificaría si ese resultado fuera, desde el punto de vista ético, injusto (y nunca lo es dado que las partes involucradas participan voluntariamente) y/o, desde la perspectiva económica, ineficaz (y nunca lo es dado que el resultado es un mayor bienestar para todas las partes involucradas), políticas económicas (fiscal, monetaria, comercial, industrial, etc.), que siempre suponen la actuación del gobierno a favor de una de las dos partes involucradas en cualquier intercambio. En el verdadero capitalismo la tarea del gobierno se limita a velar por el cumplimiento de los contratos, sin participar, ni definiendo los términos de los mismos, ni inclinando la balanza a favor de una de las partes contratantes.

Hoy el verdadero capitalismo brilla por su ausencia. En todos los países, en mayor o menor medida, los gobierno interviene para modificar los resultados del mercado y cito los dos ejemplos ya usados en otro Pesos y Contrapesos: la manipulación de la tasa de interés en los Estados Unidos y la manipulación del tipo de cambio en China, nada de lo cual permite que el mercado crediticio y cambiario opere de manera natural, sin manoseos gubernamentales. Y son esas manipulaciones, y las distorsiones que ocasionan, las causas de los problemas económicos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los empresarios no pueden comprar favores si los políticos no tienen que vender.

Javier Milei
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• Pensiones (II)
Arturo Damm
• T-MEC, ¿a quién beneficia?
Ricardo Valenzuela
• California: futuro de EU y del mundo
Arturo Damm
• T-MEC, ¿ayudará?
Arturo Damm
• Regular, mucho que mejorar
Isaac Katz
• Pensiones (I)