MARTES, 6 DE OCTUBRE DE 2015
Competitividad

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“El reporte arroja interesantes indicadores y permite identificar aquellos elementos que restan competitividad a la economía, mismos que se convierten en un desincentivo a la inversión y al crecimiento.”


Se dio a conocer el último informe sobre competitividad en 140 países elaborado por el Foro Económico Mundial y México, nuevamente, a la mitad de la tabla, estamos en lugar 57. El reporte arroja interesantes indicadores y permite identificar aquellos elementos que restan competitividad a la economía, mismos que se convierten en un desincentivo a la inversión y al crecimiento. A continuación algunos resultados.

Primero, en la calidad de las instituciones estamos en el lugar 109. Nuevamente, corrupción, conflictos de interés, desvío de recursos públicos, ineficiencia del poder judicial en su papel como garante del cumplimiento de los contratos, costos derivados de la delincuencia, etcétera, resaltan como uno de los principales elementos que le restan competitividad a la economía mexicana. No tener un arreglo institucional eficiente, con reglas claras, con transparencia y rendición de cuentas, tiene un enorme costo al inhibir el crecimiento económico.

Segundo, en la eficiencia del mercado laboral estamos en el lugar 114. Tenemos una legislación laboral que encarece la contratación de mano de obra en el sector formal de la economía porque los costos de despido son notoriamente elevados. Si a esto le agregamos un sistema de seguridad social que actúa como un impuesto al empleo formal y un subsidio al empleo informal, nos permite explicar en parte el que casi 60% de la PEA esté laborando en la informalidad y que una enorme cantidad de unidades económicas opere informalmente con pequeñas unidades de producción con tecnología obsoleta, sin poder alcanzar economías a escala y una muy baja productividad, lo que se constituye como un lastre al crecimiento.

Tercero, en eficiencia del mercado de bienes nos colocan en el lugar 82. Persistencia de prácticas monopólicas, insuficiencia y mala calidad de la infraestructura así como altos costos de transacción y significativas barreras regulatorias de entrada y salida de los mercados (en el renglón de costos regulatorios estamos en lugar 123) es una fuente de corrupción que, lógicamente, inhibe la inversión y el crecimiento.

Cuarto, en la calidad del sistema educativo nos situamos en el lugar 117. Una población que recibe una mala calidad de educación será muy poco productiva cuando ingrese al mercado laboral y se convierte además en una barrera a la modernización tecnológica, principal fuente de aumento en la productividad factorial total y de crecimiento económico. Destaca en particular la muy baja calificación en matemáticas y ciencias, lo que nos coloca en este renglón en el lugar 126. Apenas se empezó a poner en práctica la reforma del sector educativo y sus resultados se verán en el largo plazo; falta, sin embargo, que ésta sea acompañada de una reforma educativa de fondo, con una profunda revisión de los planes de estudio y de métodos de enseñanza, así como un mayor gasto de inversión en el sector. Construimos un sistema educativo que nunca puso énfasis en la calidad y ahí están los pésimos resultados.

Los anteriores indicadores permiten explicar en gran medida la muy baja tasa de inversión extranjera, apenas un poco más del 2% del PIB, a pesar de ser el vecino de la mayor economía del mundo y con la cual tenemos un tratado de libre comercio. Nuestro país debería ser uno de los principales destinos de inversión pero las condiciones actuales resumidas arriba la inhiben.

Nos urge crecer a tasas muy superiores y para lograrlo hay que atacar todos aquellos elementos que lo impiden. Recuerden, se nos acaba el tiempo para no terminar siendo un país de viejos pobres.

• Competencia • Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus