MARTES, 6 DE OCTUBRE DE 2015
La propuesta del senador Búrquez (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El gobierno gasta en lo que no debe, por lo tanto gasta de más, y muchas veces de mala manera. La primera consecuencia de ello es que el gobierno cobra más impuestos de los necesarios.”


El gobierno gasta en lo que no debe, por lo tanto gasta de más, y muchas veces de mala manera. Todos los “esfuerzos” por corregir esos excesos (que en muchos casos causan defectos: el que mucho abarca, ¿cuánto aprieta?), han sido infructuosos. Los califico así para no calificarlos de vacilada, como la reducción propuesta, para el año entrante, de 1.9 por ciento en el gasto del sector público.

La primera consecuencia de ese gasto gubernamental excesivo, y por ello en muchos casos defectuoso, es que el gobierno cobra más impuestos de los necesarios o, dicho de otra manera, nos obliga a entregarle una mayor parte del producto de nuestro trabajo de la que sería necesaria si se limitara a gastar, honesta y eficazmente, en lo que debe, sin olvidar que la eficacia del gasto gubernamental depende de la honestidad de los gobernantes: que todo el dinero llegue a donde debe llegar.

El problema es que, como apunta Othmar K. Amagi, lo más parecido a una máquina para hacer dinero legal es poder cobrar impuestos, es decir, poder obligar al ciudadano a entregar parte del producto de su trabajo. ¿Consecuencia? Que los políticos, legisladores, gobernantes, y todos los que viven del presupuesto gubernamental, enfrentan una restricción presupuestaria, no inexistente, pero sí blanda. ¿Necesitan más presupuesto (la “justificación” siempre es que gastarán más para un mayor beneficio del pueblo)? Muy fácil: cobran más impuestos, como aquel que tiene una máquina para hacer dinero legal y ante la necesidad de disponer de más dinero lo único que tiene que hacer es echarla a andar. Pero cobrar más impuestos es cuestionable sobre todo cuando la mayor cantidad de dinero recaudada va a dar a los bolsillos de políticos, legisladores y gobernantes, a manera, por ejemplo, de mayores sueldos, prestaciones, gastos de representación, etc.

Del Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, ¿qué porcentaje del mismo va a dar directamente al bolsillo de políticos, legisladores y gobernantes, y qué porcentaje, directa o indirectamente, al bolsillo de los ciudadanos?

Continuará.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus