MIÉRCOLES, 3 DE MAYO DE 2006
La agenda de gobierno

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Carlos Leal







“La satisfacción de las necesidades de la población sólo se resuelve creando riqueza, especializándose, intercambiando, haciendo innovaciones para ser mejores y por tanto detonando la capacidad de toda la economía y esto implica hacer que cada mexicano tenga un empleo para que haya dinero en su bolsillo y con ello pueda llevar comida a su casa”


Es de llamar la atención el que la agenda de los partidos y por tanto la agenda de los debates olvide o relegue los temas prioritarios para nuestro país. Si bien muchos temas importantes fueron tocados los ausentes son los objetivos. Todos los candidatos hablaron de la necesidad del crecimiento o de una reforma fiscal o otra energética, sin embargo el problema es para que queremos estas reformas y parece que ni los partidos ni los candidatos tiene una idea clara de para que sirven estas cosas, por tanto difiero de la mayoría de los analistas en que el debate careció de propuestas y se concentro en el diagnostico, no creo que el debate haya hecho ningún diagnostico claro de las causas de la pobreza, de la corrupción y de la escasa capacidad de los mexicanos para cubrir sus necesidades, ni fundamentales ni banales. Tampoco, será de esperarse que en el segundo debate cuyo tema principal es la seguridad se tomen en cuenta las causas, sino los resultados, muertos, policías inútiles, el narco controlando o retando al estado.

 

Y es que parecería ociosos todo lo dicho por todos los candidatos hasta ahora si no vemos más allá de los resultados, malos en general, de nuestro ejercicio de gobierno y nuestra incipiente democracia, es casi como quitarse la venda de los ojos y pensar desde un principio, ¿para qué queremos empleos?, ¿para qué queremos seguridad?, ¿para qué queremos educación? A los más que llegan es a vendernos un México prospero para sus propios hijos, pero es sigue sin responder a las preguntas de origen. Por ello parece que las propuestas son paternalistas, populistas e irreales, atacan los síntomas y no las causas, mucho de lo que se propone es que el gobierno se haga cargo de los pobres, se haga cargo de los ancianos, se haga cargo de la creación de empleos, se haga cargo de todos los síntomas de los problemas. La única propuesta seria parece ser la de establecer un régimen de impuestos a Tasa única, con ello se podría detonara la creación de empresas, pero sigue siendo una propuesta coja e incompleta.

 

Si atendemos a las causas, habrá que reconocer que los mexicanos tiene un ingreso limitado, muchos carecen de un forma viable de atender a sus necesidades básicas, todos somos vulnerables a que el patrimonio nos sea arrebatado por los delincuentes o que el estado es incapaz de cumplir con muchas de sus tareas o que es la causa de muchos de los problemas y que no existe una forma clara de cambiar esto en el corto plazo, entonces la puesta es a varios años y no tarea del ejecutivo o del gobierno en su conjunto es un asunto de toda la sociedad, parece que en los discursos de los candidatos la sociedad esta ajena a este proceso de cambiar al país, pues sólo los partidos y el gobierno que ellos encabezaran son capaces de cambiar el estado de las cosas, y muchas veces sólo con desearlo o cambiar al que ocupe la silla.

 

El punto discute algunas mentes iluminadas es que en México las cosas nunca se han visto tan mal como para ver que no hay de otra que cambiar las cosas, como paso recientemente en Nueva Zelanda, Estonia, Eslovenia o República Checa, donde la alternativa era las reformas o el hambre y la quiebra del país. Puede que haya algo de razón en esta lógica, pero esta claro que nuestra clase política no piensa de esta forma, las cosas no han llega a estar tan mal nunca, hay crisis pero no la perspectiva catastrófica, total nos vamos, legal o ilegalmente al norte y asunto arreglado. No concuerdo ni con lo uno ni lo otro, creo que nos hace falta quitarnos la venda de los ojos y dejar de ver a “papá” gobierno, aceptar que por ahí no se soluciona ni la pobreza, ni la energía, ni la marginación y me empiezo a preguntar si tampoco son capaces de solucionar el problema de la seguridad.

 

Pero la repuesta a todo el cuestionamiento es muy sencilla la satisfacción de las necesidades de la población sólo se resuelve creando riqueza, especializándose, intercambiando, haciendo innovaciones para ser mejores y por tanto detonando la capacidad de toda la economía y esto implica hacer que cada mexicano tenga un empleo para que haya dinero en su bolsillo y con ello pueda llevar comida a su casa. Las bases para esto están ausentes de todos los proyectos presidenciales hasta ahora expuestos, ninguno de los candidatos ha propuesto reducir el tamaño del gobierno en su regulación para que hacer empresa sea más barato, ninguno ha dicho que el gobierno se saldrá de los sectores “estratégicos” de la economía para dejar al sector privado administrar los recursos, ninguno ha dicho que habrá reformas para mejorar la administración de justicia, la protección de la propiedad, ninguno ha expresado la necesidad de simplificarle la vida a los mexicanos para que con esto sean capaces de hacer un intercambio de bienes más eficiente y con ello sacar provecho de sus propias capacidades y recursos.

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus