LUNES, 4 DE ENERO DE 2016
2016, ¿cómo pinta?

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino.”
Viktor Frankl


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias

Isaac Katz
• La buena y las malas

Arturo Damm
• Algunos datos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Hasta cierto punto, somos lo que hacemos, pero que sobre todo somos como lo hacemos, de tal manera que, si lo hacemos bien, seremos mejores.”


Pregunta frecuente por estas fechas: “¿Cómo pinta el 2016?” Mi respuesta: “El 2016 no se va a pintar solo. Cada uno lo pintará a su manera”, y para pintarlo de la mejor manera posible, sobre todo en materia económica, es necesario poner en práctica una cierta filosofía del trabajo, cuyo punto de partida debe ser reconocer que, hasta cierto punto, somos lo que hacemos, pero que sobre todo somos como lo hacemos, de tal manera que, si lo hacemos bien, seremos mejores. El hacer (trabajo) dando forma al ser (persona).

Ejemplo. El carpintero, a la hora de hacer la mesa, no solo hace la mesa. En primer lugar se hace a sí mismo como carpintero, y si la mesa está bien hecha él será un mejor carpintero, de la misma manera que, si la mesa está mal hecha, al margen de que le quedó mal a cliente, ¡cosa gravísima!, él será un peor carpintero.

Lo que estoy señalando es la relación indisoluble que existe entre la persona que trabaja, el trabajo realizado, y el producto del trabajo, por lo que no hay manera de que, haciendo una buena mesa, la persona termine siendo un peor carpintero, o de que, haciendo una mala mesa, dicha persona termine siendo un buen carpintero. Hasta cierto punto somos lo que hacemos (y escribo “hasta cierto punto”, porque si escribiera “somos lo que hacemos” estaría reduciendo a la persona al nivel de una máquina, que es lo que hace, y nada más), pero sobre todo somos como lo hacemos, y si lo hacemos bien seremos mejores.

Lo anterior quiere decir que las cosas hay que hacerlas lo mejor posible, y de ser posible a la primera ya que el más escaso de los recursos es el tiempo, no tanto por lo que se hace, sino por quien lo hace, y quien lo hace soy yo, cada uno de nosotros, razón más que suficiente para hacerlo lo mejor posible, porque la manera de hacer determina la forma de ser.

• Acción humana

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus