MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2016
Inflación, ¿qué falta? (I)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Que la meta del Banco de México sea, ¡cómo debe ser!, de cero por ciento.”


Tal vez la mejor noticia en materia económica del año pasado fue la relacionada con la inflación, es decir, con la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero, que en 2015, en comparación con los años anteriores, resultó significativamente menor, de solamente 2.13 por ciento, la menor para cualquier año desde 1969.

De 2010 a 2014, los cinco años anteriores al 2015, ésta fue, respectivamente, la inflación anual: 4.40, 3.82, 3.57, 3.97 y 4.08 por ciento, lo cual dio como resultado una inflación promedio anual igual a los 3.97 puntos porcentuales. En 2015 la inflación fue del 2.13 por ciento, cifra que se compara muy favorablemente, no solo con cualquiera de las cifras de los cinco años anteriores, sino con cualquier cifra de 1969 a 2014, ¡y estamos hablando de un periodo de 46 años!

Dos son las maneras por las que el gobierno nos quita: quitándonos dinero (cobrándonos impuestos) y/o quitándole poder adquisitivo a nuestro dinero (generando inflación), inflación que afecta más a quienes menos tienen, limitando sus posibilidades de consumo (todos lo demás constante, a mayores precios menor compra de satisfactores) y por lo tanto afectando su nivel de bienestar (todo lo demás constante, a menor compra de satisfactores menor satisfacción de menos necesidades).

Por lo anterior, ¡qué bueno que la inflación se ubicó en 2.13 por ciento el año pasado, la menor inflación anual desde 1969, desde hace 46 años! Después de este resultado, además de mantenerlo, ¿qué falta en materia de inflación? Que la meta del Banco de México deje de ser, como la ha sido en todo lo que del siglo XXI, una inflación del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, para que sea, ¡cómo debe ser!, de cero por ciento. Lo único que justifica la existencia de los bancos centrales, que como veremos sintetizan los peor de tres mundos, es que tengan como única tarea la preservación el poder adquisitivo del dinero, lo cual supone una inflación de cero por ciento.

Continuará.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus