JUEVES, 14 DE ENERO DE 2016
Inflación, ¿qué falta? (II)

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• La notoria Greta

Arturo Damm
• Desconfianzas

Luis Pazos
• Ejército: caudillista o constitucional

Arturo Damm
• Inversiones, mal

Ricardo Valenzuela
• Coup d’etat financiero mundial (II)

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Isaac Katz
• ¿Y ahora?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Lo importante no es que el Banco de México procure la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, sino que preserve el poder adquisitivo del peso.”


Terminé la primera parte de esta serie con la siguiente afirmación: “Lo único que justifica la existencia de los bancos centrales, que como veremos sintetizan los peor de tres mundos, es que tengan como única tarea la preservación el poder adquisitivo del dinero, lo cual supone una inflación de cero por ciento” afirmación que, siempre que la hago, crea polémica, sobre todo por mi propuesta a favor de la meta de inflación del cero por ciento, que para muchos resulta, no solo improcedente, sino imprudente. Vamos por partes.

Leemos, en artículo 28 de la Constitución, que “El Estado tendrá un banco central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración”, y que “su objetivo prioritario será procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”. Lo primero que hay que hacer es cambiar prioritario por único y procurar por preservar. La única regla aceptable del juego dinerario, cuando se tienen bancos centrales, que sintetizan lo peor de tres mundos (ya lo veremos), es que tengan una sola tarea (no una prioritaria más otras), y que esa sea preservar (no solo procurar) el poder adquisitivo del dinero.

Prioritario se dice de lo que tiene prioridad sobre algo, algo que, logrado lo prioritario, puede intentarse. Por ejemplo, en el caso de los bancos centrales, promover el crecimiento y el empleo, tarea que, deseable sin duda alguna, no es propia de los bancos centrales.

Procurar quiere decir hacer lo necesario para conseguir un fin, lo cual supone que ese fin todavía no se consigue. Preservar quiere decir proteger algo de algún daño, daño que, precisamente por esa tarea de preservación (si es eficaz), no sucederá. Lo importante no es que el Banco de México procure la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, sino que preserve el poder adquisitivo del peso, ¡de mis pesos!, lo cual supone, al buen entendedor pocas palabras (¿o no?), una meta de inflación de cero por ciento. Cualquier otra, ¿no resulta, de entrada, anticonstitucional?

Continuará.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus