JUEVES, 14 DE ENERO DE 2016
China, autora o víctima de la crisis

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“China no es la causante de las devaluaciones y las caídas de las bolsas, sino una víctima más del desorden financiero .”


Durante las cuatro décadas que China vivió bajo una economía socialista, marxista-leninista y maoísta, no creció su economía. A finales de los 50 sufrió una hambruna donde murieron alrededor de 36 millones de chinos. Hasta finales de los 70, antes de su apertura al capital privado, nacional y extranjero y de echar a la basura el sistema socialista, China tenía un nivel de vida parecido al que todavía prevalece en Corea del Norte.

China se anexó a Hong Kong, cuyo sistema fiscal de bajos impuestos, sistema laboral flexible y de libertad para importar y exportar, lo convirtieron en una de las zonas más competitivas del mundo. El “Made in Hong Kong” fue el antecedente del “Made in China”. China no impuso su sistema estatista a Hong Kong, sino tomó su sistema capitalista competitivo y lo estableció en China.

A partir de los años 80 China empezó a crecer aceleradamente. De 1980 al 2005 creció alrededor de 10% promedio anual. Se convirtió en el país con el mayor crecimiento del mundo y el que abatió más la pobreza extrema, gracias a Reformas internas y a la inversión extranjera directa. Pero con esa inversión también llegó la inversión financiera, que a través de millonarios fondos globales inflaron las nacientes bolsas de valores chinas. Esos fondos le apostaron a crecimientos de dos dígitos, pero era previsible que se moderada el crecimiento de China. Los enormes movimientos internacionales debido a un exceso de liquidez, creado para cubrir los grandes déficits de los gobiernos de Italia, Francia, España, Grecia, México, Brasil y de los Estados Unidos, entre otros, generaron la crisis del 2008. El reacomodo por el alza de tasas en EUA de carteras globales, que especulan con tasas, acciones y manejan miles de millones de dólares, generó el desplome de las bolsas con un porcentaje importante de inversión financiera extranjera, que cambió de país o pasó de renta variable a renta fija.

China no es la causante de las devaluaciones y las caídas de las bolsas, sino una víctima más del desorden financiero de gobiernos que cubren sus déficits presupuestales con emisiones monetarias o deudas impagables, para costear los requerimientos de “Los vividores del Estado”, título de un libro que publiqué cuando fui Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

• China • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus