LUNES, 11 DE JULIO DE 2016
Los gobiernos que desgobiernan

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Entiendo que política implica negociación, pero aquí lo que vemos es una completa flagrancia en el uso y abuso del poder. Gobiernos que desgobiernan.”


Cuando el gobierno “negocia” y no aplica el peso de la ley, entonces tenemos desgobierno, el gobierno que desgobierna.

Somos testigos a diario de cómo unos cuantos maestros vándalos cierran a su antojo carreteras y avenidas importantes, haciendo que la economía colapse. Y el gobierno, ¿qué hace?, ¿protege los derechos de propiedad de las víctimas?, ¿garantiza el libre tránsito y el intercambio libre entre particulares? Sabemos la respuesta, el gobierno mexicano simplemente es incompetente y desgobierna.

Otro ejemplo de mal gobierno o desgobierno: El programa Hoy No circula simplemente hace ver la incompetencia de los gobiernos en materia ambiental. Vaya, ni ellos mismos le entienden a sus propias normas supuestamente ecológicas. 

Vemos gobiernos incompetentes como el de Mancera (el angelito desgobernador planea dejar a toda la burocracia de base, para que la nueva administración se endeude para mantener a la burocracia obesa de la CDMX) y el del gobierno federal que se echan la culpa mutuamente de no poder implementar la verificación vehicular. Definitivo, gobiernos incompetentes, gobiernos que desgobiernan.

Y lo peor, los “gobers preciosos” salientes que encabezan bandas del crimen organizado para despojar a diestra y siniestra de sus bienes a particulares y empresas, como es el caso del gobernador corrupto de Quintana Roo. Y qué decir del gober precioso de Veracruz, que antes de dejar el poder está poniendo a su propia gente en puestos clave (transexenales, simplemente le dieron la vuelta a la constitución local) como en la procuraduría de justicia y en las distintas magistraturas para que no se le juzgue por los millonarios recursos del erario desviados hacia empresas fantasma. Así no se puede. Y qué decir de otros gobernadores que dejan endeudados (o que fundan sus propios bancos con recursos del pueblo) a generaciones de ciudadanos que “gobernaron”. Otra vez, gobiernos que desgobiernan.

Nos hablan de zonas económicas especiales en estados en donde no se cumple la ley; de verdad que está para reír. Sin un arreglo institucional eficiente, infraestructura sólida y calidad en el capital humano (en estados como Guerrero y Oaxaca a los niños no se les educa, simplemente les lavan el cerebro para convertirlos en futuros guerrilleros marxistas), cualquier plan de desarrollo (como los de planificación central que tanto le gustan al actual gobierno) tenderá al fracaso. De nuevo, gobierno que desgobierna.

Entiendo que política implica negociación, pero aquí lo que vemos es una completa flagrancia en el uso y abuso del poder. Gobiernos que desgobiernan.

Le recuerdo a los señores del gobierno que para gobernar (y no desgobernar) se requiere cumplir cabalmente el Estado de Derecho. Las leyes no se “negocian” en lo oscurito, ni se debe dar tratos privilegiados a grupos que ejercen presión política para volver a sus viejos y nefastos vicios sindicales del pasado (como lo hace la CNTE).

Una forma de buen gobierno debe cumplir con lo siguiente:

  1. Todos los funcionarios del gobierno son responsables ante la ley. La Constitución los limita. La sociedad civil evalúa.

  2. Las leyes son claras, conocidas por todos, estables en el tiempo, justas, lo que implica la protección de derechos fundamentales como la libertad de elegir, la seguridad de las personas y el respeto por la propiedad privada.

  3. El proceso a través del cual las leyes son redactadas, administradas y aplicadas es comprensible, justo y eficiente para todas las personas.

  4. La administración y el acceso al sistema legal es procurado por fiscales, jueces y magistrados competentes, independientes del poder económico y político, suficientes en número y que cuentan con los recursos necesarios para servir a la sociedad.

Cualquier desviación de esta conducta es sancionada por la misma ley. Nada de leyes que beneficien a unos cuantos en detrimento del resto de la sociedad. Nada de gober preciosos que manipulan la ley para que no se les aplique (hágase la ley en los bueyes de mi compadre), o de vándalos magisteriales que quieren vivir como parásitos, a costa de la sociedad. Nada de privilegios a los empresarios cuates del gobierno.

Ahí le dejo estos renglones al incompetente gobierno mexicano, un gobierno que desgobierna.

• Burocracia • Política mexicana • Buscadores de rentas • Impunidad • Estado de derecho

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus