MARTES, 19 DE JULIO DE 2016
Oxxo Gas, ¿competencia real?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si oferentes de un producto sustituto (como lo son distintas marcas de gasolina) no pueden competir vía precio, ¿realmente compiten?”


Resulta increíble que, durante tantas décadas, la oferta de gasolinas al consumidor final haya estado monopolizada por las gasolinerías franquicias de Pemex, sin libertad del consumidor para poder elegir entre dos o más oferentes. Porque una cosa es que el petróleo, como recurso natural, “sea de todos los mexicanos”, y por ello deba “explotarse en beneficio de todos los mexicanos”, y otra que la oferta de gasolinas al consumidor final tenga que ser monopólica. Lo primero (que el petróleo deba explotarse en beneficio de todos los mexicanos) no implica necesariamente lo segundo (que la oferta de gasolinas al consumidor final tenga que ser monopólica), y sin embargo así fue durante décadas.

¿Cuánto más, y cuánto menos, hemos pagado los consumidores de gasolina por el hecho de que su oferta ha sido monopólica, y de que su precio lo ha determinado la Secretaría de Hacienda, a veces con criterios populistas (con precios subsidiados, como lo estuvieron por muchos años), otras ocasiones con criterios presupuestales (con alzas de precios en función de las necesidades de ingreso del gobierno, como sucede ahora)? ¿Cuánto menos? ¿Cuánto más? Esta situación, ¿cambiará a favor de los consumidores?

Nos hemos enterado de la aparición, en ciertas ciudades del país, de una nueva marca de gasolinerías, Oxxo Gas, que ya operan en Laredo, Matamoros, Monterrey, Saltillo, Torreón, León, Aguascalientes, San Luis Potosí, Mérida, lo que plantea la siguiente pregunta: en Oxxo Gas, ¿la gasolina se ofrece más barata? O, dicho de otra manera: Oxxo Gas, ¿realmente compite contra las gasolinerías franquicias de Pemex, competencia que se da, ante todo, vía precios?

Tres son las variables de competitividad de una empresa: precio, calidad y servicio, y de las tres la más importante es, sin duda alguna, el precio. Si oferentes de un producto sustituto (como lo son distintas marcas de gasolina) no pueden competir vía precio, ¿realmente compiten? Y si no, ¿hay algún beneficio para el consumidor? Oxxo Gas, ¿es competencia real? ¿Es benéfica para el consumidor? La respuesta depende del precio.

Continuará.

• Competencia • Reforma energética • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus