LUNES, 12 DE DICIEMBRE DE 2016
Keynesianismo y bancos centrales (I)

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• La nueva guerra contra los migrantes

Arturo Damm
• ¿Nos va a ir bien?

Manuel Suárez Mier
• Trump, un genio muy estable

Arturo Damm
• Lo que no sabemos, lo que sí sabemos

Luis Pazos
• Decisiones costosas con saldos negativos

Isaac Katz
• Hacia una menor informalidad

Arturo Damm
• Amenaza pública


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿El precio que hay que pagar para lograr mayor crecimiento de la economía es una mayor inflación?”


Afirmación repetida por keynesianos y similares: “El precio que hay que pagar a cambio de un mayor crecimiento de la economía es una mayor inflación”, inflación que se calcula a partir de algún índice de precios (siendo el más socorrido el Índice Nacional de Precios al Consumidor), crecimiento que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, que a su vez se mide, o por el Producto Interno Bruto (PIB, que se calcula trimestralmente), o por el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE, que se calcula mensualmente).

¿Hasta qué punto es cierta la afirmación de los keynesianos? Más allá de lo que la teoría responde (y la teoría responde que la mentada aseveración no necesariamente es cierta), ¿qué nos dicen los hechos? Analicemos lo sucedido en los últimos doce meses, tomando como referencia septiembre, último mes para el que tenemos la información del IGAE.

En septiembre de 2015 la inflación anual fue del 2.52 por ciento. Un año después, en septiembre pasado, resultó del 2.97 por ciento, lo cual dio como resultado un repunte en la inflación igual a 0.45 puntos porcentuales, equivalentes al 17.9 por ciento. La mayor inflación, ¿dio como resultado una mayor crecimiento de la economía? Veamos.

En septiembre de 2015 la actividad económica creció, en términos anuales, y medida por el IGAE, 3.1 por ciento. Un año después, en septiembre pasado, el crecimiento fue del 2.0 por ciento, lo cual dio como resultado una disminución en la tasa de crecimiento de la actividad económica de 0.9 puntos porcentuales, equivalentes al 29.0 por ciento.

Al tiempo que la inflación repuntó 17.9 por ciento la  tasa de crecimiento de la actividad económica se redujo 29.0 puntos porcentuales. Los datos, ¿avalan la afirmación keynesiana de que el precio que hay que pagar para lograr mayor crecimiento de la economía es una mayor inflación?

Y todo lo anterior, ¿a cuento de qué? De la propuesta que amenaza al Banco de México y, por ello, a cada uno de nosotros.

Continuará.

• Inflación / Política monetaria • keynesianismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus