LUNES, 29 DE MAYO DE 2006
El fin del tripartito catalán probablemente sea el del gobierno Zapatero

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

J. Alberto Hernández







“Convergencia y Unión (CiU) tiene ahora la llave para gobernar con el PSOE y el PSC, pero también con el PP.”


Pascual Maragall, presidente de la Generalitat de Cataluña, tomó la decisión de separar a todos los consejeros y cargos de confianza de Esquerra Republicana (ERC) del gobierno la semana pasada. Por lo tanto, el tripartito catalán ya no existe, y en este momento hay un gobierno bipartido formado por el Partido Socialista de Cataluña e Izquierda Verde.

 

Tras un cuarto de siglo de pujolismo en Cataluña, la victoria del triparto en Cataluña fue el preámbulo electoral de la victoria del PSOE en las elecciones generales, así como de la conformación de un gobierno tripartito a nivel central. Y ahora el rompimiento con ERC a nivel catalán puede ser el detonante de una serie de arreglos políticos que desemboquen en elecciones anticipadas a nivel central, y más.

 

Maragall ya estaba harto del doble juego de ERC en el que por un lado integraba el gobierno catalán, pero por otro se quejaba de todas sus decisiones o propuestas escudándose en una postura pro independentista/ultra nacionalista, que es altamente rentable en el terreno electoral catalán y contraproducente en el resto de España. Sin embargo, la decisión del presidente de separar a ERC del gobierno, y llamar a elecciones anticipadas podría tener consecuencias inesperadas para el PSOE y el PSC. Una de ellas, por ejemplo, sería la conformación en Cataluña de un gobierno puramente nacionalista del que formaran parte ERC y CiU tras las elecciones de otoño.

 

La historia de desencuentros PSC-ERC comienza casi con el tripartido y ha vuelto el llamado “oasis catalán” en una olla express. Pero la gota que colmó el vaso y la paciencia de Maragall fue la negativa de ERC de apoyar el nuevo Estatuto (constitución local) de Cataluña en un referéndum, tras haber pasado por el parlamento regional y el del gobierno central. El Estatuto lo apoyó ERC inicialmente en el parlamento catalán, pero no le gustó la rasurada que le hizo el central, ni el proceso en sí.

 

Para mí fue un “no” cobarde de ERC, pues unos días antes tuvo la prerrogativa de bloquear el Estatuto con su voto en contra en el Senado, e inexplicablemente le pide a la ciudadanía catalana que vote en su contra en el referéndum de junio próximo, mientras que ellos no lo hicieron cuando pudieron.

 

Pero no fue el doble juego de ERC el factor más influyente para el fin del tripartito catalán, sino los acuerdos que alcanzaron Zapatero y Mas (líder de CiU) y para sacar adelante en las cortes un Estatuto más razonable, con lo cual relegaron a Maragall a un segundo plano. Mas por otro lado, cuando Maragall echa de la Generalitat de ERC condiciona su condición de presidente, pues primero tendría que ser candidato del PSC y después ganar las elecciones para repetir, y puede estar condicionando la estancia misma de Zapatero en el gobierno central.

 

Zapatero sin ERC no tiene la mayoría necesaria para gobernar, y entonces necesitaría de CiU para hacerlo, como necesita ahora Maragall. Por lo que si ERC decide ir a la oposición, Zapatero tendría que llamar a elecciones anticipadas y en este escenario el CiU podría estar regresando al poder del gobierno central (recordemos que en su momento Pujol pactó con Aznar), ya sea de la mano del PSOE o del PP, que por cierto es el mayor beneficiado del relajo del Estatuto, que aún no acaba.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus