MARTES, 5 DE DICIEMBRE DE 2017
Impuestos y competitividad

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“Los pobres nos facilitan el acceso al Cielo. Ya desde ahora son el tesoro de la Iglesia. Nos muestran la riqueza que no se devalúa nunca, la que une la Tierra y el Cielo, y por la que verdaderamente vale la pena vivir: el amor.”
Papa Francisco


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¡Peligra la economía de mercado!

Arturo Damm
• Guardar la Constitución

Luis Pazos
• México en el Índice de Progreso Social

Arturo Damm
• Economía y moral

Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Todo apunta para que, antes de que termine el año, finalice la aprobación de la reforma tributaria de Trump. El gobierno mexicano, ¿se quedará de brazos cruzados?”


Todo apunta para que, antes de que termine el año, finalice la aprobación de la reforma tributaria de Trump que, entre otras cosas, reducirá el impuesto a las empresas del 35 al 20 por ciento, lo cual incrementará la competitividad tributaria de los Estados Unidos, haciéndolo un país más atractivo para las inversiones directas, que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos y le permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos.

Consideremos todo lo que depende de dichas inversiones -producción, empleos e ingresos-, que a su vez dependen de la competitividad del país, definida como la capacidad de una nación para atraer (que los capitalistas decidan invertir directamente en el país), retener (que los capitales ya invertidos directamente en el país se queden invertidos directamente en el país) y multiplicar (que las utilidades generadas por esas inversiones directas se reinviertan directamente en el país), inversiones directas, competitividad que depende, entre otras muchas variables, de los impuestos que se cobran a las empresas: ceteris paribus, a menos y/o menores impuestos más inversión directa, y viceversa: ceteris paribus, a mayores y/o más impuestos menos inversión directa, con las consecuencias, positivas en el primer caso, negativas en el segundo, sobre la producción, el empleo y el ingreso.

Aprobada la reforma tributaria de Trump el impuesto a las ganancias de las empresas en Estados Unidos será del 20 por ciento. ¿En México? Del 30, 50 por ciento mayor, lo cual resultará en un severo golpe a la competitividad tributaria de la economía mexicana, que ya deja mucho que desear.

Según el Índice Global de Competitividad 2017 – 2018, del Foro Económico Mundial, estos son los cinco factores que más dificultan invertir directamente en México: corrupción, con el 20.2 por ciento del total; delincuencia, 12.9; ineficiencia de la burocracia gubernamental, 12.1; tasas impositivas, 9.2, y regulaciones tributarias con el 7.5, baja competitividad tributaria que bajará aún más consecuencia de la reforma tributaria de Trump.

El gobierno mexicano, ¿se quedará (¿ya se quedó?) de brazos cruzados?

• Política fiscal • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus