LUNES, 24 DE DICIEMBRE DE 2018
IEPS a combustibles

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En lo relacionado con el gasolinazo tenemos una muestra más, ¿cuántas van?, que una cosa es prometer en campaña y otra cumplir en el gobierno.”


Por gasolinazo se entiende los aumentos en los precios de los combustibles, sobre todo gasolinas, que comenzaron en 2014 cuando el gobierno decidió eliminar el subsidio, mismo que podemos llamar Subsidio Especial sobre Producción y Servicios (SEPS), ya que era la antítesis del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Cobrando impuestos el gobierno quita (tesis), otorgando subsidios da (antítesis).

Repasemos el monto del IEPS, a combustibles automotrices, que en algunos años se convirtió en SEPS, del 2001 al 2018, a lo largo de los últimos tres sexenios.

Sexenio de Fox: 2001, 93,973 millones de pesos; 2002, 125,759 millones; 2003,120,980 millones; 2004, 106,755 millones; 2005, 75,860 millones; 2006, 18,570 millones.

Sexenio de Calderón: 2007, 16,875 millones de pesos; 2008, 12,348 millones; 2009, menos 105,872; 2010, menos 12,214; 2011, menos 9,631; 2012, menos 26,182 millones.

Sexenio de Peña: 2013, menos 24,495 millones de pesos; 2014, 16,483 millones; 2015, 30,3231 millones; 2016, 209,386 millones; 2017, 284,432 millones; 2018 258,634 millones.

A lo largo de estos 18 años, del 2001 al 2008 hubo IEPS, del 2009 al 2013 hubo SEPS, y del 2014 al 2018 hubo nuevamente IEPS, paso del SEPS al IEPS que originó el gasolinazo, que muchos políticos criticaron, y algunos prometieron que, de llegar a la presidencia, no solo acabarían con el alza en el precio de los combustibles, sino que ocasionarían una baja en los mismos. AMLO fue uno de los más conspicuos.

¿Qué puede hacer el gobierno de AMLO, no solo para evitar que los precios de los combustibles sigan aumentando, sino para ocasionar su baja? De entrada, eliminar el IEPS, algo que, por lo menos el año entrante, no está dispuesto a hacer. En la Ley de Ingresos de la Federación se prevé, para 2019, una recaudación, por concepto de IEPS a combustibles automotrices, de 269,301 millones de pesos, que dará como resultado un aumento del 4.1 por ciento en términos nominales, del 0.7 en términos reales, ya descontada la inflación proyectada para el año que entra, recursos a los que el gobierno, ¡queda claro!, no está dispuesto a renunciar, momento de preguntar de qué tamaño sería tal renuncia.

Los 269,301 millones de pesos que pretenden recaudarse por concepto del IEPS a combustibles automotrices equivalen al 4.6 por ciento del total de ingresos previstos para el 2019, cantidad que tendría que compensarse, o con un menor gasto, y/o con algún otro impuesto, y/o con más deuda.

En lo relacionado con el gasolinazo tenemos una muestra más, ¿cuántas van?, que una cosa es prometer en campaña y otra cumplir en el gobierno, sobre todo cuando cumplir supone recaudar menos, y esa menor recaudación se compensa correctamente, recortando gastos. Por lo pronto el IEPS a combustibles automotrices se cobrará en 2019 y, es lo más probable, a todo lo largo de este sexenio. Podrá bajar, pero dudo que deje de cobrarse.

• Impuestos • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus