MIÉRCOLES, 14 DE JUNIO DE 2006
La ambición de poder y la displicencia mediática

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Juan Carlos Leal







“Los periodistas de este país han perdido la capacidad de observación y se han involucrado en el proceso a tal grado de dar por bueno un disparate y no escuchar ni hacer eco del derecho de réplica. Ahí están los medios al servicio de López, no al servicio del país, es decepcionante.”


La acusaciones de López a Calderón han tenido un amplio coro de medios, pero la verdad es lo que no aparece por ningún lado. Parece que los coristas salieron felices a pregonar las “revelaciones” de su favorito, pero nadie tuvo la capacidad, ni ética ni técnica, de honrar su profesión que es investigar los dichos y poner en balanza los dichos de la contraparte. En este caso el agraviado ha sido víctima de escarnio y de juicio sin ninguna prueba, sólo por el dicho del caudillo.

 

El caso es que López y su equipo de campaña y sus comandos del gobierno del Distrito Federal se valieron de todo para armar un expediente que no aporta pruebas sino sólo un esquema de suposiciones. Pero incluso para armar el esquema de “culpabilidades” y hechos raros, infringieron la Ley pues consultaron el asunto por la vía fiscal y revelando estos datos cometieron un delito, violaron el secreto fiscal, como declara Hacienda por segunda vez. Segundo, mostraron como pruebas los datos extraídos de comprante que registran cualquier cantidad e información inexacta, imprecisa y sobre todo incompleta. Para muestra las famosas toallas de miles de pesos que se cotizaron pero nunca se compraron. Tercero, todas las dependencias que fueron señaladas como “cómplices” del tráfico de influencias han salido a negar la información, están mal los montos, están mal las formas de contratación señaladas, está mal en número de contratos, en suma la información que se divulgó es falsa o por lo menos imprecisa. Ya lo reconocía la señora Sheinbaun, que el candidato pudo exagerar los montos, pero insiste en que la información es cierta. Es decir, su candidato puede mentir pero eso no le quita el peso del “delito“ a su acusado. Luego los perredistas montan un circo para mostar lo que se esperaba fueran pruebas, y sólo fueron cajas vacías. Así las cosas, se trata de la típica maniobra de López, hacer una gran faramalla de sus escasos recursos investigativos, como su famoso libro sobre el Fobaproa. Pero la cobertura de estos hechos es mínima y el escándalo ya no hay quien lo pare, no al menos del lado de la prensa de albañal que nos rodea.

 

Los paleros de López celebran el escándalo, pues no pueden hacerse a la propuesta o a la seriedad del asunto, no investigan nada y sólo con que su favorito lo señale es cierto, es decir siguen respondiendo al dedito o a sus intereses. Para agravar las cosas nadie nos dice que un proceso de licitación esta lo más lejano posible del Secretario, pues así lo exige la Ley, uno puede ser víctima de estos procesos por varias razones, los interminables trámites, las extenuantes peticiones y para colmo las múltiples inconformidades. Superado esto, uno empieza el verdadero proceso, se ajustan todas la variables y se procede a concursar, los comités son integrados por funcionarios de la institución y de la Función pública, incluso se invitan expertos externos, pero ahí no hay huellas del Secretario, es más el criterio general es que se otorgue el contrato a quién ofrezca el menor precio y una licitación de estas puede llevar de los 6 a los 18 meses, sin impugnaciones y es más muchas veces cuando el contrato se ha celebrado y se ha ejecutado un fallo puede revertirlo y vamos de nuevo con todo el asunto, así que en estas cosas los calendarios no coinciden. Luego hay otras formas de dar un contrato y esta que tienen exclusiones, como el caso de procesos registrados, licencias de software o patentes y en el más común de los casos por “know how” aquí es donde entra las adjudicaciones directas y las invitaciones, si sólo hay un desarrollador de sistemas sobre la plataforma tecnológica tal empresa y sólo esa empresa es respaldada por el fabricante para respetar la garantía, pues no hay de otra, es como un matrimonio, compras el paquete completo y por tanto adjudicas. Lo mismo cuando el desarrollador del primer módulo fue exitoso, pues el segundo tiene que ser adjudicado directamente para que el producto tenga éxito pues sino el segundo desarrollador va a empezar de nuevo y los años pasan. La verdad es que parece que todo esto debe ser del conocimiento de los asesores de López pero se hacen de la vista gorda para hacerlo aparecer como decisiones de un Secretario para que su cuñado sea beneficiado. Perdón pero parece que eso obedece a razones técnicas y que están fuera del control del funcionario.

 

Dejando de lado el macro montaje y la falta total de ética para presentar todo esto como un delito por parte del candidato rival, al ser ganador por mucho de la propuesta, pues se van por el lado del fango. Pero lo que es patente es cómo los periodistas de este país han perdido la capacidad de observación y se han involucrado en el proceso a tal grado de dar por bueno un disparate y no escuchar ni hacer eco del derecho de réplica. Ahí están los medios al servicio de López, no al servicio del país, es decepcionante.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus