VIERNES, 5 DE JULIO DE 2019
A nivel micro

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Sumamos tres años consecutivos con una reducción cada vez mayor, para junio, en la venta de autos, clara muestra de la deceleración por la que atraviesa la economía mexicana.”


Por lo general, al hablar de desaceleración económica, se centra la atención en variables propias de eso que se llama macroeconomía, y que incluyen al Producto Interno Bruto, la inflación, la tasa de desempleo, por mencionar las tres más socorridas, resultados macroeconómicos que se calculan a partir de resultados microeconómicos, microeconomía a cuyo nivel encontramos, por ejemplo, el comportamiento de los distintos mercados, con la producción oferta y venta por un lado, y la demanda, compra y consumo por el otro. Lo que sucede a nivel micro (por ejemplo, con los precios) determina el resultado a nivel macro (por ejemplo, los índices de precios). No a la inversa.

Por eso es bueno, de vez en cuando, asomarse a la microeconomía, en la cual encontramos, entre otras muchas cosas, la compra venta de autos (vehículos ligeros), cuyo comportamiento es un buen indicador del dinamismo de la economía, mismo que se ha venido perdiendo, tal y como lo confirma el comportamiento de la compra y venta de autos, según lo reporta el INEGI.

Fue en junio de 2016 cuando se alcanzó, para junio de cualquier año, la mayor venta total de autos con 134,913 unidades, que bajó a 127,659 en 2017 (caída del 5.34 por ciento), que bajó a 120,069 en 2018 (reducción del 5.94 por ciento), que bajó a 106,398 en junio de 2019 (contracción del 11.39 por ciento). Sumamos tres años consecutivos con una reducción cada vez mayor, para junio, en la venta de autos, clara muestra de la deceleración por la que atraviesa la economía mexicana.

Si en vez de considerar nada más junio tomamos en cuenta el primer semestre de cada año estos son los resultados: 2016, 723,757 unidades vendidas; 2017, 744,868 (aumento del 2.91 por ciento); 2018, 682,405 (caída del 8.39 por ciento); 2019, 638,597 (reducción del 6.42 por ciento). Sumamos dos años seguidos con una baja en la venta de autos, pero en el segundo año fue menor que en el primero, lo cual dio como resultado una desaceleración menor.

Para terminar, ¿cuál es el resultado si en vez de comparar 2019 con los años anteriores (ya sea junio ya sea el periodo enero – junio), comparamos junio con los cinco meses anteriores? Veamos. Enero: 111,212 unidades vendidas (21.66 por ciento menos que en diciembre). Febrero: 103,679 (6.77 por ciento menos que en enero). Marzo: 117,122 (12.97 por ciento más que en febrero). Abril, 98,105 (16.24 por ciento menos que en marzo). Mayo, 102,081 (4.05 por ciento más que abril). Junio, 106,398 autos comprados (4.23 por ciento más que en mayo).

Después de haber alcanzado, desde abril de 2015 (94,953 autos vendidos) un mínimo en abril pasado (98,105 vehículos comprados), sumamos dos meses consecutivos con incrementos en las ventas, lo cual apunta en la dirección correcta. Esta tendencia, ¿se mantendrá en los próximos meses?

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus