JUEVES, 15 DE AGOSTO DE 2019
Viacrucis en el IMSS

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Ojalá el presidente un día visite las salas de espera de clínicas y hospitales del IMSS y platique con el pueblo que espera lo vea un médico. Así conocerá el viacrucis para que los atiendan.”


Para muchos derechohabientes del Seguro Social lograr una cita para que los atiendan, les hagan los estudios indicados y los operen, implica meses de espera en cada una de esas etapas, en tal forma que algunos prefieren gastar sus ahorros o pedir prestado dinero a su patrón para atenderse por fuera.

Hay patrones que pagan dos veces por la enfermedad de algunos de sus trabajadores, una al IMSS y otra a los médicos y hospitales privados a los que acuden en caso de emergencias que no pueden esperar.

Un caso que conocí hace poco implicó semanas de espera para que lo viera un médico y después lo mandaran con el especialista, quien diagnosticó una operación de urgencia. Pasaron meses para que le dieran fecha. Tenía que llevar dos donadores, en ese departamento le dijeron que no había cupo, hasta tres meses después, consiguió que le dieran fecha si llevaba ocho donadores, lo cumplió y le dieron fecha. Para llegar a esa etapa invirtió días enteros en colas, esperas, reunir sellos y firmas. Ya listo para entrar al quirófano suspendieron la operación por falta de material quirúrgico y hasta dos semanas después le volvieron a dar fecha, pero tuvo que comprar parte del material quirúrgico con su dinero para evitar que volvieran a suspender la operación. Historias parecidas las viven diariamente miles de derechohabientes por la saturación en las clínicas y hospitales del IMSS, agravadas por 7 millones de estudiantes que incorporó Peña Nieto al IMSS con el objetivo que apareciera en las estadísticas que en su gobierno aumentó la cobertura de la seguridad social. El actual gobierno, incorporó a 2.3 millones de jóvenes más sin incrementar el personal para atenderlos.

Ojalá el presidente López Obrador un día, en lugar de su conferencia mañanera, visite las salas de espera de clínicas y hospitales del IMSS y platique con el pueblo que espera lo vea un médico. Así conocerá el viacrucis para que los atiendan.

Una de las salidas a la sobresaturación del Seguro Social es la subrogación de servicios a hospitales privados con los mismos costos del IMSS para atenderlos en sus instalaciones. Ya lo propuso Santiago Levy cuando fue director del IMSS, pero un líder sindical se opuso porque rompía el monopolio de su sindicato sobre la mano de obra del IMSS.

• Salud • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus