LUNES, 24 DE FEBRERO DE 2020
Neoliberalismo, ¿culpable?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta

Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Realmente es el neoliberalsimo la causa de todos nuestros males? Y si lo fuera, ¿habría que sustituirlo por su antítesis, el antineoliberalismo, que implicaría desde el desorden fiscal hasta el Estado de chueco?”


Según AMLO la causa de nuestros males, incluidos los feminicidios, es el neoliberalismo. Ante su andanada contra el mismo vale la pena preguntarnos qué es el neoliberalismo y si es posible que sea la causa de nuestros males.

Comienzo por el Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, en donde leemos que el neoliberalismo es una “teoría política y económica que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado”, algo que a un estatólatra (dícese de aquel que idolatra al Estado, creyendo que lo debe todo), y gubernamentólatra (dícese de quien reverencia al gobierno, convencido de que lo puede todo), como AMLO, le causa repulsión. AMLO quiere más, no menos, intervención del Estado y participación del gobierno, debiendo tener en cuenta que entre mayor sea la intervención estatal y la participación gubernamental, menor será la libertad de los ciudadanos para participar e intervenir, sobre todo tratándose de la economía.

En materia económica, y el neoliberalismo se concibe principalmente como una propuesta económica, el mismo se identifica con el Consenso de Washington, un decálogo presentado en 1989 por John Williamson, cuya práctica se considera necesaria para superar las  crisis económicas y lograr crecimiento y bienestar.

Este es el decálogo: 1) Disciplina fiscal, para evitar el déficit; 2) Reordenación del gasto gubernamental, para evitar despilfarros; 3) Reforma tributaria, para reducir impuestos y aumentar la recaudación (curva de Laffer); 4) Liberalización de las tasas de interés, para que se fijen en el mercado; 5) Liberalización del tipo de cambio, para que también se fije en el mercado; 6) Liberalización del comercio exterior, para aumentar importaciones y exportaciones; 7) Liberalización de la inversión extranjera directa, para que se produzcan más bienes y servicios, se creen más empleos y se generen más ingresos; 8) Privatización de empresas gubernamentales, para que el gobierno deje de actuar como empresario, lo que por lo general hace mal; 9) Desregulación, para agilizar las actividades económicas de los particulares; 10) Reconocer plenamente, definir puntualmente y garantizar jurídicamente los derechos de propiedad, comenzando por los medios de producción, condición necesaria para hacer valer, en el ámbito de la economía, el Estado de Derecho.

Si el neoliberalismo es ante todo el Consenso de Washington, decálogo basado en la lógica económica, y en el respeto a los principios y leyes de la economía, ¿realmente es la causa de todos nuestros males? Y si lo fuera, ¿habría que sustituirlo por su antítesis, el antineoliberalismo, que implicaría desde el desorden fiscal hasta el Estado de chueco?

Pero lo más importante, ¿qué tanto neoliberalismo hemos realmente tenido en México?

• Liberalismo • Libertad económica • Intervencionismo • Estatistas / Gubernamentólatras • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus