JUEVES, 27 DE FEBRERO DE 2020
Escasez de medicinas en hospitales públicos

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Los altos funcionarios del gobierno federal más que resolver el problema de la escasez de medicamentos lo han agravado, al considerar enemigos del régimen a quien difiere o cuestiona alguna de sus decisiones.”


Es injusto afirmar que la escasez de medicinas en el sector salud del gobierno se inició con López Obrador, pero sí se agravó. La posición de los funcionarios va desde negar que hay escasez de medicinas e instrumental médico, hasta culpar a directores y personal de los hospitales por la falta de esos insumos básicos. Hay robo hormiga de instrumental por personal en algunos hospitales, que ha existido por años, pero actualmente el problema es que no llegan muchas medicinas porque supuestamente no hay presupuesto para comprarlas.

Otros culpan al desorden administrativo en la asignación de presupuestos para la compra de medicinas. La razón que dan los responsables es que los anteriores proveedores vendían a sobreprecios, lo que puede ser cierto, pero “el remedio resultó peor que la enfermedad”. Como alternativa el gobierno propuso la concentración de todas las compras en una sola dependencia federal, pero entre son peras o manzanas muchos enfermos se quedaron sin medicinas. El gobierno se ha dedicado a evadir su responsabilidad más que a encontrar soluciones.

Un hecho que causó enojo en la comunidad médica es el despido arbitrario del director del Instituto de Neurología, investigador, reconocido a nivel internacional por sus aportaciones a la cura de enfermedades neurológicas. Lo acusaron de generar la escasez de la que en realidad es víctima. La causa real de su despido fue su oposición a las condiciones que pretende imponer el gobierno al Instituto y su denuncia de la falta de recursos para comprar medicinas e instrumental.

Ese despido causó malestar en la comunidad médica. Ya circula en redes sociales un llamado a un paro de doctores al que titularon “un día sin médicos”.

Hasta ahora los altos funcionarios del gobierno federal más que resolver el problema de la escasez lo han agravado, al considerar enemigos del régimen a quien difiere o cuestiona alguna de sus decisiones.

Esa posición, además de generar descontento en la comunidad médica, lo crea en miles de pacientes de los hospitales, a quienes no les entregan las medicinas que necesitan por falta de dinero, mientras el gobierno destina innecesariamente cientos de millones en la construcción de un aeropuerto en Santa Lucía, que de haber permitido que los empresarios privados terminaran el de Texcoco, se hubieran utilizado esos recursos fiscales en la compra de medicinas en el sector salud.

• “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus