VIERNES, 28 DE FEBRERO DE 2020
IED, de mal en peor

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Para reactivar el crecimiento de la economía se debe respetar la lógica económica, así como los principios y las leyes de la economía, no los preceptos de la Economía Moral de AMLO.”


La IED es la Inversión Extranjera Directa, capitales de otros países que vienen a invertirse directamente en México para producir bienes y servicios, crear empleos y generar ingresos, siendo una eficaz “ayuda externa”, tal vez la más eficaz de todas las posibles.

Desafortunadamente, tal y como era de esperarse, el comportamiento de la IED en 2019 dejó mucho que desear. Durante 2018 la economía mexicana captó 27,034 millones de dólares (md) de IED. Un año después, en 2019, se captaron 22,693 md, 16.1 por ciento menos, consecuencia de la inseguridad que la 4T ha generado entre los empresarios, sin cuyas inversiones, que nunca podrán ser reemplazadas, con la misma eficacia, por inversiones del gobierno, no hay progreso económico que valga.

Este fue el comportamiento de la IED durante los cuatro trimestres de 2019. Primero: 10,905 md. Segundo: 4,653 md, 57.3 por ciento menos. Tercero: 3,907 md, 16.0 por ciento menos. Cuarto: 3,228 md, 17.4 por ciento menos. De mal en peor, consecuencia de la desconfianza generada por la 4T.

El 30 de enero, el día que el INEGI dio a conocer la Estimación Oportuna del PIB, para el cuarto trimestre de 2019, que anunciaba un decrecimiento de la economía del 0.1 por ciento, AMLO tuiteó esto: “Se constituyó el Gabinete para el Crecimiento Económico. Lo coordinará Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia. Hay condiciones favorables: finanzas públicas sanas, peso fuerte, baja inflación, inversión extranjera, T-Mec y lo más importante, honestidad, paz y gobernabilidad”.

Centro la atención en las variables económicas: finanzas públicas sanas, a punto de enfermarse;  peso fuerte, que en los últimos días se ha debilitado; baja inflación, que está repuntando; inversión extranjera que, en 2019,  se contrajo 16.1 por ciento con relación a 2018; T - Mec, que en algo ayuda.

Será el próximo viernes 6 de marzo cuando el INEGI publique el Indicador Mensual de la Formación Bruta de Capital Fijo (inversiones en instalaciones, maquinaria y equipo, tanto nacional como importado, parte fundamental de la inversión directa) para diciembre de 2019, lo cual nos dará el panorama completo del comportamiento de la inversión directa en 2019, que fue, ¡esto ya lo sabemos con certeza!, malo. Lo que falta es conocer el porcentaje de contracción, que andará alrededor del cinco por ciento.

Romo dijo que sería a fin de este mes (de hecho dijo que antes del 30, pero por más que sea bisiesto febrero no da para tanto), cuando se dé a conocer el plan, programa, proyecto, ¿cómo lo llamarán?, para reactivar el crecimiento de la economía. Ojalá y sea eficaz, para lo cual debe respetar la lógica económica, así como los principios y las leyes de la economía, no los preceptos de la Economía Moral de AMLO. ¿Será el caso?

• Problemas económicos de México • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus