MARTES, 6 DE MARZO DE 2018
El punto sobre la i
¿A usted le parece buena idea desperdigar el gobierno?
No
No sé

Arturo Damm





“El proteccionismo debe prohibirse.”
Othmar K. Amagi

Amagi tiene razón, el proteccionismo debe prohibirse, y debe prohibirse a nivel constitucional. Toda constitución política debe incluir dos artículos que en esencia digan lo siguiente. Primero: “A nadie se le prohibirá, limitará o condicionará el derecho a establecer relaciones comerciales con quien más le convenga, sea nacional o extranjero”. Segundo: “Por lo tanto el gobierno se abstendrá de imponer cualquier tipo de medida que prohíba, limite o condicione las relaciones comerciales de los nacionales con los extranjeros”.

¿Por qué debe prohibirse el proteccionismo? Por dos razones de mucho peso: porque es éticamente injusto y porque es económicamente ineficaz, y ello por partida doble. Para entenderlo hay que tener presente qué es el proteccionismo, y la mejor manera de entenderlo es compararlo con su antítesis, el libre comercio.

El libre comercio implica que son los consumidores, comprando o dejando de comprar, quienes determinan la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones, sin que el gobierno prohíba, limite o condicione su conducta. El proteccionismo supone que es el gobierno, de una u otra manera, en mayor o menor medida, el que determinan la composición (el qué) y el monto (el cuánto) de las importaciones, con la intención de proteger, en mayor o menor medida, de una u otra manera, a los productores nacionales de la competencia que las importaciones traen consigo. ¿Por qué el proteccionismo resulta éticamente injusto y económicamente ineficaz?

El proteccionismo resulta éticamente injusto porque no respeta el derecho a la libertad de los consumidores nacionales para comprar lo que les dé la gana (producto nacional o extranjero), a quien les dé la gana (vendedor nacional o extranjero), en donde les dé la gana (en el país o en el extranjero), nada de lo cual implica violar derechos de alguien, razón por la cual dichas conductas no deben ni prohibirse, ni limitarse, ni condicionarse, ni mucho menos castigarse.

El proteccionismo resulta económicamente ineficaz, en primer lugar, porque las importaciones, que el proteccionismo prohíbe, limita o condiciona, aumentan la cantidad y/o calidad y/o variedad de los bienes ofrecidos a los consumidores, condición necesaria para que éstos eleven su bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes a su disposición.

En segundo lugar es económicamente ineficaz porque las importaciones, que el proteccionismo prohíbe, limita o condiciona, generan competencia a los productores nacionales, obligándolos a volverse más productivos (capaces de hacer más con menos, reducir costo de producción), para poder ser más competitivos (capaces de ofrecer a menor precio, mayor calidad y mejor servicio, la trilogía de la competitividad), en beneficio de los consumidores.

Pese a que el proteccionismo es éticamente injusto (viola derechos) y económicamente ineficaz (aumenta la escasez y reduce el bienestar), no está prohibido y se practica, pudiendo llegar a practicarse de manera más intensa, dependiendo de la voluntad de los poderes ejecutivos y de la anuencia de los podres legislativos, lo cual es muestra del Estado de Chueco, que no de Derecho, que todavía está vigente, y que amenaza nuestra libertad y nuestro bienestar, proteccionismo que muchos consideran el camino correcto al progreso económico.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus