JUEVES, 13 DE JUNIO DE 2019
El punto sobre la i
¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé

Arturo Damm





“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Por anarquía podemos entender o ausencia de autoridad o presencia de desorden, pudiendo concluirse que la ausencia de autoridad ocasiona la presencia del desorden, sobre todo si por autoridad entendemos gobierno y por presencia de desorden violación de derechos.

La ausencia de autoridad, la falta de gobierno, ¿necesariamente desemboca en la violación de derechos, en el desorden, en el estado de naturaleza hobbesiano, en el cual el hombre es el lobo del hombre y la vida resulta “solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta”, situación que mejora si existe un gobierno con la legitimidad y el poder suficientes para garantizar el respeto de los derechos y castigar a quienes los violan? Sin gobierno, ¿hay anarquía, en el sentido de desorden? El ser humano, ¿es incapaz de autogobernarse?

Para responder caigamos en la cuenta de que la mayoría de la gente, la mayoría del tiempo, vive en un estado al que bien podemos calificar de anárquico, y no por la falta de gobierno, sino por la imposibilidad de que sea omnipresente, haciendo presencia, todo el tiempo, en la vida de todos los ciudadanos. Que el gobierno exista no quiere decir que tenga el poder para garantizar, todo el tiempo, y para todos, el respeto a los derechos. Tal gobierno es imposible y, dado que cualquier gobierno tiende a hacer más de lo que legítimamente le corresponde, indeseable.

Si el gobierno no hace solo lo que legítimamente le corresponde, peca por exceso (hace lo que no debe, y probablemente mal), y también por defecto (probablemente hace mal lo que debe, o no lo hace). La causa de los defectos del gobierno hay que buscarla en sus excesos. El que mucho abarca poco aprieta.

¿Qué es lo que el gobierno debe hacer? Garantizar los derechos de las personas (gobiernos liberales). ¿Qué es lo que no debe hacer? Satisfacer necesidades (gobiernos socialistas) y defender intereses (gobiernos mercantilistas). El problema es que gobernar ya es sinónimo de satisfacer necesidades y de defender intereses, comenzando por defender el interés que muchos tienen de que el gobierno les satisfaga sus necesidades, lo cual resulta en el gobierno redistribuidor del ingreso, que sigue practicando la expoliación legal, quitándole a A lo que, por ser producto de su trabajo, es de A, para darle a B lo que, por no ser producto de su trabajo, no es de B, expoliación legal que se realiza una y otra vez sin que la mayoría de la gente se dé cuenta de lo que realmente pasa. Al contrario, la mayoría cree que esa es la manera de hacer valer entelequias como la justicia social o el bien común, o de lograr metas cuestionables como la justa distribución del ingreso o la repartición equitativa de oportunidades, algo que, en una situación de anarquía, en el sentido de ausencia de gobierno, no sucedería, mucho menos en la escala y la frecuencia con la que tiene lugar hoy.

La mayoría de la gente, la mayoría del tiempo, vive en anarquía, y no por la falta de gobierno, sino por la imposibilidad de que éste esté presente, todo el tiempo, en la vida de todos los ciudadanos. Y ello no se traduce, mucho menos de manera generalizada, en desorden, en violación de derechos.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus