MIÉRCOLES, 19 DE OCTUBRE DE 2005
La mano sustituida por la pata

¿Se debe utilizar una parte de las reservas del Banco de México para financiar la reconstrucción?
No
No sé



“Existe una tiranía en el vientre de cada utopía.”
Bertrand de Jouvenel

Carlos Ball









“Tarde o temprano cambiaremos a la pesada y sucia pata del gobierno por la mano invisible.”


Miami (AIPE)- La clave de la riqueza y pobreza de las naciones está en la buena o mala utilización de escasos recursos económicos y existen solamente dos maneras de hacerlo. Una es permitiendo que precios libres transmitan la información, aporten los estímulos para reducir el costo de bienes y servicios (premiando a los competentes y desplazando a los incompetentes que hacen mal uso de los recursos), como también determinando quiénes son los ganadores y perdedores, es decir, cómo se distribuye la renta. La otra manera es a través de la planificación, intervención y regulación gubernamental.

 

Hoy quedan sólo dos países donde el gobierno toma absolutamente todas las decisiones económicas: Cuba y Corea del Norte. No es casualidad que son los más miserables y atrasados del mundo. Y si vemos los países más ricos y exitosos, como también aquellos que están aumentando más rápidamente sus ingresos per cápita, encontramos que son (o fueron cuando crecieron) las naciones con menos regulaciones y controles;  es decir, con mayor libertad individual. Y la razón es sencilla: ni usted ni yo somos brutos y ambos sabemos mejor que los políticos y burócratas lo que a nosotros y a nuestras familias nos conviene. Las trabas e inconvenientes que los gobernantes ponen en nuestro camino nos empobrecen y nos desaniman. Si esto se lleva al extremo, como sucede bajo el socialismo, dejamos de esforzarnos y nos dedicamos a demostrar nuestra miseria para obtener limosnas del Estado.

 

A raíz del colapso de la Unión Soviética parecía que América Latina, gozando de recién logradas libertades políticas, se encaminaría hacia la libertad económica. Pero no sucedió así. Nuestros políticos y sus partidos socialdemócratas y socialcristianos prefirieron instrumentar políticas parecidas a las que mantuvieron al PRI mexicano durante 72 años en el poder. Su objetivo no es el bienestar y desarrollo de los pueblos, sino concentrar en sus manos suficiente poder económico para comprar el apoyo de determinados grupos, todo ello arropado bajo el flexible y nebuloso concepto de la “justicia social”.

 

Entonces, las instituciones multilaterales, como el FMI, el Banco Mundial y el BID, lograron creciente influencia sobre los nuevos gobiernos democráticos y lejos de promover las inversiones privadas y la libertad económica para aumentar el nivel de vida de la gente, financiaron costosas inversiones estatales, a la vez que insistían en impuestos más altos para que les pagaran los préstamos y no se oponían a devaluaciones y demás violaciones de la propiedad privada. Así contribuyeron tanto al empobrecimiento general como al enriquecimiento de gobernantes, burócratas y seudocapitalistas con nexos políticos. Es decir, las multilaterales, donde se reciclan los políticos del hemisferio, han contribuido al empobrecimiento de la clase media y al aumento de la miseria.

 

Así América Latina pasó de ser una región que atraía inmigrantes a una de emigrantes. Pero hay esperanzas porque no hay manera de tapar el éxito de los tigres de Asia y de las ex colonias soviéticas que promoviendo inversiones y la libertad económica, con una tasa única y baja de impuestos, saltaron de tener poblaciones más pobres que los países más atrasados de Latinoamérica a crecer mucho más rápidamente que nuestras pocas estrellas. Al mismo tiempo, la Internet y los inmigrantes latinoamericanos aportan creciente información sobre esas sociedades libres y exitosas.

 

Tarde o temprano cambiaremos a la pesada y sucia pata del gobierno por la mano invisible.

 

___* Director de la agencia AIPE y académico asociado de Cato Institute.

© www.aipenet.com

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus