LUNES, 5 DE MARZO DE 2007
El antagonismo de Bush y Chávez en América Latina

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

William Ratliff







“Las políticas de Washington han hecho muy poco por mejorar el nivel de vida en América Latina, aunque los mayores obstáculos han sido impuestos localmente, manteniendo costumbres e instituciones que no aportan a mejorar el bienestar de la gente. Eso ha sido así desde tiempos de la colonia, bajo gobiernos militares, autoritarios o democráticos, tanto de izquierda como de derecha.”


Caracas (AIPE)- Desde el 8 al 14 de marzo, George Bush hará el viaje más importante de su presidencia a cinco naciones latinoamericanas. El objetivo es mejorar las relaciones hemisféricas, pero el sentimiento popular nos recuerda al confrontado por Richard Nixon en 1958, justo antes de que Castro tomara el poder. Hace 49 años, manifestantes en Caracas apedrearon y escupieron la limosina de Nixon. Hoy, Hugo Chávez sustituye al moribundo Fidel Castro como el más desaforado crítico de Estados Unidos.

 

Como Bush no vendrá a Caracas, el presidente argentino Néstor Kirchner invitó a Chávez a encabezar una gran concentración antiamericana en Buenos Aires, mientras Bush visita al vecino Uruguay. Se trata del sitio indicado, ya que según la encuesta Latinobarómetro 2006 apenas 6% de los argentinos tienen una imagen positiva de Bush y 38% respecto a Chávez. Sin embargo, la misma encuesta muestra una ligeramente mejor imagen de Bush en todo el hemisferio (30%) que de Chávez (28%). De los cinco países que visitará el presidente de EEUU, en cuatro Bush goza de mejor imagen que Chávez (Brasil, Colombia, México y Guatemala), pero Chávez le gana en Uruguay.

 

Hay que reconocer que Washington no suele tomar muy en serio a América Latina. La política hacia el hemisferio suele ser contraproducente, a corto plazo y generalmente como reacción a hechos del momento, a pesar del florido lenguaje siempre utilizado. Si  no fuera por Chávez, seguramente Bush no viajaría ahora a América Latina.

 

Chávez ha estado martillando tres temas: (1) la pobreza y desigualdad latinoamericana, (2) la necesidad de su “socialismo del siglo XXI” para enderezar los entuertos y (3) la presentación de EEUU como un vampiro chupasangre.

 

El tema de la miseria y desigualdad no es nuevo y el supuesto remedio del llamado “socialismo del siglo XXI” no es más que un refrito de políticas estatistas y populistas que una y otra vez han fracasado alrededor del mundo y sólo logrará empeorar el nivel de vida de los latinoamericanos.

 

Puede que el socialismo “funcione” en Venezuela mientras goza del subsidio de miles de millones de petrodólares provenientes de EEUU. Es más, ese petrosocialismo durará más si Chávez le pone la mano a todos los poderes que Fidel Castro usurpó en Cuba. El Poder Legislativo venezolano, totalmente dominado por Chávez, avanza apresuradamente para concentrar todo el poder en sus manos.

 

Lamentablemente, el despeñadero es el triste futuro de los países latinoamericanos que sigan a este Mesías que se proclama “bolivariano”. En Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Argentina muchos creen que eligieron a quienes lograrán el milagro socialista anunciado por Chávez. Pero ninguno de estos países goza de ingresos externos masivos para tapar los huecos del fracaso socialista, aun recibiendo ayuda venezolana.

 

Sin embargo, las críticas de Chávez a EEUU tienen eco inclusive entre aquellos latinoamericanos que sienten gran desprecio por el presidente venezolano. ¿Por qué? (1) El desinterés y desatención de Washington ha aumentado desde el ataque terrorista del 11 de septiembre.  (2) La concentración de Washington en seguridad ha causado políticas punitivas y dedicación total en su lucha contra el terrorismo, narcotráfico, inmigrantes indocumentados, no concediendo visas y ganando enemistades. Es más, las políticas antidrogas de Washington han debilitado a instituciones políticas y judiciales en América Latina. (3) La política exterior de Busch es impopular en casi todas partes. (4) Las reformas de mercado instrumentadas en los años 90 prometieron mucho más de lo que lograron y de ello se culpa demagógicamente a EEUU.

 

Por último, las políticas de Washington han hecho muy poco por mejorar el nivel de vida en América Latina, aunque los mayores obstáculos han sido impuestos localmente, manteniendo costumbres e instituciones que no aportan a mejorar el bienestar de la gente. Eso ha sido así desde tiempos de la colonia, bajo gobiernos militares, autoritarios o democráticos, tanto de izquierda como de derecha.

 

En este viaje Bush tiene que dejar de insistir todo el tiempo en la seguridad interna de EEUU, más bien prestando atención a las preocupaciones de los latinoamericanos, como otros lo hacen, incluyendo al presidente Hu Jintao de China.

 

___* Académico del Hoover Institution, Universidad de Stanford.   

© www.aipenet.com

 

• Venezuela

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus