Interamérica hoy
Abr 2, 2007
Samuel Gregg

El Vaticano y Sobrino

Leyendo a los teólogos de la liberación nos damos cuenta de inmediato que ellos no creen en la ortodoxia cristiana, pero sí creen que su misión es “liberar” a los cristianos de ciertas creencias fundamentales de la Iglesia, especialmente aquellas relativas a la enseñanza de la moral católica.

Roma (AIPE)- Los guardianes de la ortodoxia católica del Vaticano, la Congregación para la Doctrina de la Fe, anunciaron formalmente que dos libros del conocido jesuita y promotor de la teología de la liberación, Jon Sobrino, contienen ideas que no se ajustan a la doctrina y enseñanzas de la Iglesia. Ese sacerdote, de origen vasco, vive desde hace casi 50 años en El Salvador, donde ejerció la cátedra de Teología de la Universidad Centroamericana (UCA).

 

La reacción era predecible. Algunos se quejaron de “censura” e “inquisición”, mientras que prominentes teólogos de la liberación, como el ex sacerdote Leonardo Boff, manifestaron su indignación y pronosticaron que la decisión de la Iglesia daría nuevo vigor a su decaído movimiento.

 

En cierto sentido, Boff tiene razón. La teología de la liberación está de capa caída en América Latina y su posición no se diferencia mucho del resto de la izquierda. Pero la revisión formal del Vaticano a la obra de Sobrino tomó más de seis años y claramente reprobó sus libros “Jesucristo liberador” (1991) y “Cristo liberador” (1999).

 

Como la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe se reunirá en mayo de este año en Brasil, la desaprobación de las obras del padre Sobrino transmite un claro mensaje a liberacionistas que planearan apropiarse de esa conferencia de obispos.

 

Pero los señalamientos tienen poco que ver con la teología de la liberación que tanto daño hizo al catolicismo latinoamericano en los años 80. Las principales objeciones de la Iglesia se refieren al tratamiento dado a Jesucristo, especialmente la minimización de su divinidad y tratarlo como otro profeta más, un Moisés, Isaías, Buda o Mahoma.

 

En los últimos quince años, a la dirigencia católica le preocupa el relativismo religioso, la idea de que cualquier religión es tan buena como cualquier otra. La Iglesia Católica siempre ha mantenido que, aunque puede respetar otras creencias, la religión tiene que ver directamente con la verdad y la verdad fundamental respecto a Dios y al hombre está en la ortodoxia cristiana.

 

Leyendo a los teólogos de la liberación nos damos cuenta de inmediato que ellos no creen en eso, pero sí creen que su misión es “liberar” a los cristianos de ciertas creencias fundamentales de la Iglesia, especialmente aquellas relativas a la enseñanza de la moral católica.

 

La conexión entre el análisis de la teología de la liberación por parte de la Iglesia en los años 80 y la reciente crítica a las obras del padre Sobrino son sus raíces marxistas. La Iglesia señala que el padre Sobrino mantiene que la teología sólo puede ser examinada bajo el concepto de “la Iglesia para los pobres”, pero estos pobres a los que se refiere no son los pobres de los Evangelios (todos aquellos ante Dios), sino exclusivamente los que son pobres en términos materiales. Para el padre Sobrino, la “verdadera” Iglesia reside exclusivamente entre la gente pobre.

 

La implicación es que si uno no es pobre, no puede en realidad ser miembro de la Iglesia ni parte del cuerpo de Cristo. Entonces surge la pregunta de por qué los teólogos de la liberación quieren acabar con la pobreza, cuando sería una posición más consistente tratar que todos seamos pobres. En pocas palabras, el padre Sobrino aplica al catolicismo un análisis marxista que choca con sus presuntos objetivos.

 

Ignorar el fracaso del socialismo no contribuye a resolver los graves problemas de América Latina, donde tanta gente pobre sigue sufriendo las consecuencias de corrupción burocrática, estructuras mercantilistas y políticos populistas que promueven la lucha de clases y prometen lo imposible.

 

___* Director de investigaciones del Acton Institute.

© www.aipenet.com

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza