LUNES, 2 DE ABRIL DE 2007
Del hombre masa

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El hombre masa es aquel a quien, tal y como sucede con la masa, otro le da forma, otro lo moldea, lo cual solamente es posible si el primero renuncia a su libertad que, antes que cualquier otra cosa, y desde el punto de vista del ser, es la facultad para decidirse y elegirse.”


José Ortega y Gasset (1883 – 1955), quien entre otras obras escribió La rebelión de las masas (1930), afirmó que el hombre masa lo es, no por multitudinario, sino por inerte, es decir, no por estar inmerso en un conjunto de seres humanos, sino por ser movido por otro ser humano. El hombre masa es aquel a quien, tal y como sucede con la masa, otro le da forma, otro lo moldea, lo cual solamente es posible si el primero renuncia a su libertad que, antes que cualquier otra cosa, y desde el punto de vista del ser, es la facultad para decidirse y elegirse o, para ser más preciso, es el poder para decidir-SE y elegir-SE.

 

El hombre masa renuncia a ser lo primero (hombre) para limitarse a ser lo segundo (masa). Renuncia a ser voluntad consciente para ser únicamente materia inerte a disposición de otra voluntad consciente, ya sea por ignorancia, ya por miedo, ya por conveniencia, siendo que esto último, la gran mayoría de las veces, supone cambiar la primogenitura por un plato de lentejas o, dicho de otra manera, implica obtener alguna ventaja material o pecuniaria a cambio de traicionar principios, comenzando por los más importantes: los éticos.

 

El hombre masa no se mueve, es movido y, por ello mismo, utilizado. Al hombre masa se le trata como medio, momento en el cual hay que recordar a otro filósofo, Emmanuel Kant (1724 1804), cuya segunda formulación del imperativo categórico dice así: “Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la de los demás, siempre como fin, nunca simplemente como medio”, formulación a la cual podemos enmendarle la plana para que quede así: ”Obra de tal modo que no permitas, en tu persona, ser tratado como medio, esforzándote siempre por ser tratado como fin”, lo cual supone, entre otras cosas, nunca obedecer, por obedecer, la voluntad de alguien más.

 

¿A qué viene todo lo anterior? A que si algo hemos visto en los últimos días por las calles de la Ciudad de México es a los hombres y mujeres masa, arremetiendo en contra de la reforma del ISSSTE, hombres y mujeres que no se mueven sino son movidos, utilizados como medios, ya sea por ignorancia (¿cuántos de quienes se manifiestan en contra de la reforma al ISSSTE realmente saben en qué consiste la misma?), ya por miedo (¿cuántos temen, de no asistir a la manifestación, la represalia del lidercillo en turno?), ya por conveniencia (¿cuántos esperan, a cambio de su participación, algún premio?).

 

Habrá quien diga que participa en las manifestaciones contra la reforma del ISSSTE por convicción. A quien por eso participe yo le pregunto si sabe en qué consiste el nuevo sistema de pensiones, y si conoce cuáles son las ventajas que el mismo trae para los trabajadores al servicio del Estado. Por ejemplo: muchos de los manifestantes se manifiestan, vamos a suponer que por convicción, en contra de la privatización del ISSSTE, siendo que en ningún momento se planteó dicha privatización. Otro ejemplo: muchos otros se manifiestan, supongamos de nuevo que por convicción, en contra de la entrega de los recursos depositados en el fondo de pensiones a los bancos, siendo que en ningún momento se planteó dicha entrega. En ambos casos quienes participan lo hacen, o por ignorancia, o por miedo, o por conveniencia, es decir, en calidad de hombres masa, no por multitudinarios, sino por inertes: no se mueven, son movidos y, por lo tanto, utilizados. ¿Por quiénes? Fácil: por los pocos a quienes no les conviene perder parte del botín que supone el depósito del ahorro de los trabajadores en un fondo común, propiedad del ISSSTE, fondo común que será sustituido, en reconocimiento al derecho de propiedad, por cuentas individuales. Este botín es, al final de cuentas, la manzana de la discordia.

• Pensiones

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus