MIÉRCOLES, 6 DE FEBRERO DE 2008
Campo y TLC

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Quienes protestan no son realmente campesinos. Se trata de los mismos activistas políticos de siempre. Militantes del PRD y del Partido del Trabajo, del Sindicato Mexicano de Electricistas, del Sindicato de Telefonistas y de la Unión Nacional de Trabajadores, del Consejo General de Huelga de la UNAM y de otras organizaciones políticas similares. Están también otras organizaciones, como la CNC del PRI, que han vivido de los campesinos durante décadas y que quieren seguirlo haciendo.”


Es una protesta que, en principio, no se entiende. Los manifestantes pronuncian lemas contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y piden que se renegocie el capítulo agropecuario. Dicen que el TLCAN le ha hecho un daño enorme al campo mexicano y que la entrada en vigor de la última parte acabará con lo que queda de la agricultura de nuestro país.

 

Pero las cifras simplemente no coinciden con estas afirmaciones. La producción de maíz en México ha aumentado de manera significativa. Otros productos han registrado también incrementos muy importantes. Las exportaciones de distintos productos, especialmente hortalizas y frutas, han sido la razón principal de este incremento.

 

También ha aumentado la importación de productos, pero fundamentalmente de maíz amarillo y de otros productos que se emplean como alimento para ganado y aves de corral. De hecho, la disponibilidad de estos granos ha permitido que aumente, de forma también importante, la producción de pollo, huevo, carne de res y leche.

 

El campo mexicano sigue siendo pobre, por supuesto. Pero lo es desde antes de la entrada en vigor del TLC. No hay ninguna indicación de que esta situación sea producto de un acuerdo que lo que ha hecho es aumentar las ventas de productos agropecuarios mexicanos. La pobreza del campo mexicano es producto de la fragmentación de la tierra, de la falta de derechos de propiedad en ejidos y tierras comunales que forman el 60 por ciento del territorio agrícola del país, de la falta de infraestructura de transporte para sacar productos de los centros de producción y de la falta de una educación de nivel adecuado.

 

Pero quienes protestan no son realmente campesinos. Se trata de los mismos activistas políticos de siempre. Militantes del PRD y del Partido del Trabajo, del Sindicato Mexicano de Electricistas, del Sindicato de Telefonistas y de la Unión Nacional de Trabajadores, del Consejo General de Huelga de la UNAM y de otras organizaciones políticas similares. Están también otras organizaciones, como la CNC del PRI, que han vivido de los campesinos durante décadas y que quieren seguirlo haciendo.

 

Los acarreados para realizar esta manifestación fueron muchos. Centenares de autobuses llegaron a la ciudad de México con quienes serían la carne de cañón de la protesta. Nadie sabía explicar quién estaba pagando los transportes y los gastos de la movilización. La gente gritaba: “Sacaremos a ese güey de la Sagarpa.” Pero sólo los líderes conocían el nombre de ese güey.

 

¿Qué buscan estos líderes? ¿Realmente desean eliminar un tratado que ha sido positivo para el país? Es poco probable. La disputa real tiene que ver con las nuevas reglas de operación de la Sagarpa para repartir los 200 mil millones de pesos de subsidios que el gobierno del país entregará este año al campo. Ellos quieren mantener el control de ese dinero. El gobierno del presidente Calderón busca que las entregas a los campesinos se hagan sin intermediarios.

 

El problema es de dinero. El TLC no tiene nada que ver.

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus