LUNES, 18 DE FEBRERO DE 2008
¡YA quiten esa propaganda, por favor!

¿Ud. cree que desde el poder civil se les debe decir a los ciudadanos qué es y qué no es moralmente aceptable y permitido a través de una "constitución moral"?
No
No sé



“Quien emprende no depende.”
Pablo Arosemena

Edgar Piña







“La repugnante propaganda presidencial es una auto revelación del pensamiento del grupo en el poder en relación a su real visión de lo que somos los mexicanos: Indios apocados que agradecen las limosnas que los patrones se dignan repartir de vez en cuando.”


Por favor señores publicistas de la Presidencia de la República retiren esa propaganda de los medios electrónicos en la que se intensifica el apocamiento anímico de muchos mexicanos.

 

Los radioescuchas de las cadenas de radio nacionales, estamos hasta la coronilla de escuchar en cada corte comercial cierta propaganda en la que supuestos chiapanecos y michoacanos le agradecen al gobierno federal una supuesta ayuda gracias a la cual ahora viven mejor, o son mejores productores de algo.

 

Hay un anuncio en especial en el que un supuesto pequeño productor de aguacate de Uruapan, Michoacán, nos informa que ahora ya pueden exportar el preciado fruto a Japón, Estados Unidos y Canadá y que gracias a los apoyos recibidos ahora “ya tienen su camionetita y pueden ir en ella por el mandadito”.

 

No sé si usted siente lo mismo, pero cada vez que lo escucho me imagino un michoacanito, que enfundado en su sayal y tomando su sombrero de las alas, le agradece a su merced la dádiva recibida en premio a su sumisión al patrón que le tendió la mano.

 

De plano el publicista que ideó esta propaganda quiso superar otros anuncios, deprimentes anuncios del gobierno de la República, en los que supuestos indígenas hablando su lenguas nativas, le agradecen a los tlatoanis el avance increíble de no tener que cruzar ríos a nado o de caminar kilómetros para ir al hospital cuando ahora ya tienen el servicio médico a la vuelta de la esquina… del cerro próximo a su choza.

 

Ni duda cabe que esa repugnante propaganda, en la que por cierto se gastan miles de millones de nuestros impuestos que van a dar a las cuentas del oligopolio radiofónico, es una auto revelación del pensamiento del grupo en el poder en relación a su real visión de lo que somos los mexicanos.

 

Indios apocados que agradecen las limosnas que los patrones se dignan repartir de vez en cuando. Así nos ven y todos estamos muy contentos. ¡Qué triste!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus