LUNES, 26 DE OCTUBRE DE 2015
Reservas, ¿para qué?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿No es correcto que el banco central, bajo ciertas condiciones, y de cierta manera, venda una parte de las reservas?”


La Comisión de Cambios decidió intervenir en el mercado cambiario, suministrando liquidez para garantizar el funcionamiento ordenado del mismo, el 9 de diciembre de 2014, intervención que sigue vigente, con la venta, de parte del Banco de México, de hasta 400 millones de dólares diarios. De entonces a la fecha las reservas de dólares del banco central pasaron de 192 mil 298 millones, aquel 9 de diciembre, a 178 mil 219 millones, el pasado 16 de octubre, lo cual dio como resultado una reducción de las mismas de 14 mil 079 millones de dólares, equivalente al 7.3 por ciento.

Los sistemas cambiarios de libre flotación, como el que supuestamente tenemos, no incluyen la participación de ninguna autoridad en el mercado cambiario, ni comprando dólares (algo que el Banco de México viene haciendo sistemáticamente desde 1995), ni vendiéndolos (algo que hace ocasionalmente, cuando la Comisión de Cambios considera que la depreciación del peso frente al dólar impide el funcionamiento ordenado del mercado cambiario, situación ante la cual supone adecuado proveer de liquidez al mercado), compra y venta de dólares que sí se ha dado por parte del banco central, por lo que, estrictamente hablando, no hemos tenido un sistema de libre flotación, ¡como deberíamos tenerlo!

Pero ya con los dólares en sus reservas, ¿qué puede hacer el banco central con ellas? Una de dos: invertirlas (como de hecho lo hace) o venderlas (como de hecho también lo hace), y si las vende lo correcto es que lo haga sin fijar un tipo de cambio o una banda de fluctuación del mismo, sin pretender inducir una cierta apreciación o depreciación del peso frente al dólar, y así es como el Banco de México las ha estado vendiendo.

Acumulando reservas (lo cuestionable), ¿no es correcto que el banco central, bajo ciertas condiciones, y de cierta manera, venda una parte? ¿O se trata de acumular per saecula saeculorom?

Por último, ¿para cuánto alcanzan las reservas? Al paso actual (venta de hasta 400 millones diarios), para 446 días.

• Política económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus