Pesos y contrapesos
Jul 25, 2016
Arturo Damm

Estado de derechos, ¿cuánto cuesta? (I)

Dada la progresividad con la que se conciben los derechos humanos, el Estado puede expandirse, tal y como seguramente sucederá, hasta que el presupuesto aguante.

Uno es el Estado de Derecho (con mayúscula y en singular), que defino como el gobierno de las leyes justas, y otro el Estado de derechos (con minúscula y en plural), que defino como el gobierno de las leyes injustas. Son justas las leyes que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente los derechos, ¡que realmente lo sean!, de la persona. Son injustas las leyes que pretenden, no reconocer, definir y garantizar derechos reales, sino satisfacer necesidades, identificando de manera arbitraria, y por lo tanto falaz, necesidades con derechos. El resultado de esta identificación no es el Estado de Derecho, sino el Estado de derechos, que encontramos, consecuencia de las reformas constitucionales del 2011, en el artículo cuarto de la Constitución, en el cual se afirma que los mexicanos tenemos derecho, entre algunos más, 1) a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad; 2) a la protección de la salud; 3) a un medio ambiente sano; 4) al agua suficiente, salubre, aceptable y asequible; 5) a la vivienda digna y decorosa; 6) al acceso a la cultura; 7) a la cultura física y la práctica del deporte.

¿Qué tenemos? Una serie de necesidades identificadas caprichosamente, y por ello falsamente, con derechos, con la obligación del Estado, que para efecto práctico es el gobierno en turno, de garantizarlos, tal y como se afirma en el artículo cuarto. Además, en el artículo primero constitucional se señala que “todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”, derechos entre los que se cuentan los mencionados en el artículo cuarto. Ojo: el Estado debe no solo promover, respetar y proteger tales derechos, sino garantizarlos. Por esto último es que podemos hablar de un Estado de derechos, mismo que, dada la progresividad con la que se conciben los derechos humanos, puede expandirse, tal y como seguramente sucederá, hasta que el presupuesto aguante. Sí, el presupuesto.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro