LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018
Bancarrota, la explicación

¿Usted cree que es una buena idea que sean Pemex y la Secretaría de Energía quienes construyan una refinería?
No
No sé



“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Arturo Damm







“No hay que confundir un problema económico (la bancarrota) con EL problema económico (la escasez).”


AMLO dijo, en la multicitada cita que vuelvo a citar, que dado que “el país está en bancarrota será difícil cumplir con todas las demandas que tiene la sociedad, aunque sí serán honrados todos los compromiso de campaña”.

Como ya es costumbre, gente de AMLO tuvo que salir a aclarar qué es lo que el presidente electo quiso decir al mencionar la bancarrota, mención que le valió más de una crítica. Entre quienes salieron al quite estuvo el futuro subsecretario de egresos de la Secretaria de Hacienda, Gerardo Esquivel, quien en un programa de radio dijo que la afirmación “el país está en bancarrota” hay que entenderla en el sentido de que hay más demandas de gasto que de recursos, lo cual no necesariamente corresponde a una situación de bancarrota, sobre todo si por ello entendemos un estado en el cual el dinero disponible no alcanza para pagar lo que se debe, ya se trate de una persona, una familia, una empresa o un gobierno.

Que haya más demandas de gasto que de recursos es la situación que corresponde a EL problema económico, que es la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis, razón por la cual, ya sea el caso de un gobierno, una empresa, una familia o una persona, siempre habrá necesidades, gustos o deseos insatisfechos, escasez que comienza por el más escaso de los recursos, el tiempo, 24 horas al día, por una determinada cantidad de días en la vida de cada quien, por lo cual resulta antieconómico (desperdicio de tiempo) que el presidente electo pierda (literalmente pierda) cinco horas varado en algún aeropuerto del país, como ya le pasó hace unos días, y como seguramente le pasará más de una vez cuando sea presidente en funciones, todo por la necedad de no querer usar alguno de los aviones del gobierno, que no tiene que ser necesariamente el lujosísimo avión presidencial, el José María Morelos y Pavón.

No hay que confundir una situación de bancarrota: no alcanza para pagar lo que se debe, con EL problema económico: no alcanza para satisfacer todas las necesidades, gustos y deseos. No hay que confundir un problema económico (la bancarrota) con EL problema económico (la escasez), y según Esquivel a lo que se refería AMLO fue a lo segundo no a lo primero. Aclarado el punto, a otra cosa.

AMLO diferenció entre lo que prometió y lo que la gente le demanda, y ya dijo que, dada la escasez, que no la bancarrota, cumplirá con lo primero, pero no con lo segundo, momento de preguntar si el gobierno debe cumplir con todo lo que la gente le demande, pregunta que me lleva a esta otra: cuál es la respuesta de AMLO a la pregunta ¿qué debe hacer el gobierno?, pregunta distinta a ¿qué puede hacer el gobierno? El gobierno, ¿debe hacer todo lo que la gente le pida? AMLO, ¿qué responde?

Dicho sea de paso, ésta, ¿qué debe hacer el gobierno?, es LA pregunta fundamental.

• Transición 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus