DOMINGO, 2 DE FEBRERO DE 2014
El punto sobre la i
¿A usted le parece buena idea desperdigar el gobierno?
No
No sé

Arturo Damm





“La historia del derecho de propiedad es la historia de la civilización”
Guillermo M. Yeatts

¿Qué supone la convivencia civilizada? El respeto a los derechos de los demás, lo cual demanda, en esencia, dos cosas: 1) que A no le haga daño a B; 2) que C no obligue a A a hacerle el bien a B, lo cual da como resultado que C le hace daño a A (con lo cual volvemos al primer punto: que uno no le haga daño a otro). ¿De qué maneras puede A dañar a B? Fundamentalmente de tres: 1) quitándole su vida (asesinándolo); 2) quitándole su libertad (esclavizándolo[1]); 3) quitándole su propiedad (robándolo). ¿De qué formas puede dañar C a A cuando lo obliga a hacerle el bien a B? Esencialmente de tres: 1) obligándolo a dar su vida por B (quitándole su vida); 2) obligándolo a trabajar a favor de B (quitándole su libertad); 3) obligándolo a dar parte de sus pertenencias a favor de B (quitándole su propiedad).

En el primer caso –A daña a B– A es un delincuente cualquiera (asesino, secuestrador, ladrón) y B su víctima (el asesinado, el secuestrado, el robado). En el segundo caso –C obliga a A a hacerle el bien a B– C puede ser el gobierno (que cobra impuestos), A puede ser el contribuyente (obligado a pagar impuestos) y B puede ser clientela presupuestaria (beneficiada, por ejemplo, con un subsidio, cuyos recursos salieron de los impuestos que C obligó a A a pagar). En ambos casos, ya se trate de atentar contra la vida, contra la libertad, o contra las pertenencias, se viola la propiedad. Quien me mata me quita mi vida. Quien me esclaviza me quita mi libertad. Quien me roba me quita mis pertenencias. En los tres casos –vida, libertad, pertenencias– el delincuente le quita algo a la víctima, y ese quitar algo –pertenencia, libertad, vida– no es otra cosa más que la violación del derecho de propiedad, pudiendo ser la propiedad la vida, la libertad o alguna pertenencia material.

La convivencia civilizada supone respetar los derechos de los demás, comenzando por los naturales, que son aquellos con los que la persona es concebida: a la vida, a la libertad, a las posesiones o, dicho de manera más puntual: a su vida, a su libertad, a su posesión, su que, como adjetivo posesivo que es, hace referencia a la propiedad, de tal manera que asesinar (quitar la vida), esclavizar (quitar la libertad) o robar (quitar posesiones) son todos delitos en contra de la propiedad, misma que puede ejercerse sobre la vida, sobre la libertad, y sobre las posesiones materiales.

A estas alturas del proceso civilizatorio, en marcha hacia una meta todavía lejana, y en términos generales, hemos entendido que A no tiene el derecho de atentar contra la vida, la libertad y las posesiones de B, y con relación a ello el derecho de propiedad es, por lo general, aceptado. Pero a estas alturas del mentado proceso todavía no hemos entendido, de manera general, que tampoco C (el gobierno) tiene el derecho de obligar a A (el contribuyente) a ayudar a B (clientela presupuestaria), y por ello hoy gobernar es sinónimo de redistribuir: el gobierno C le quita a A (cobrándole impuestos) lo que es suyo para darle a B (por medio de la redistribución del ingreso) lo que no es suyo. Por medio de la redistribución el gobierno C obliga al contribuyente A, por intermediación suya, a ayudar al cliente presupuestario B. ¿Derecho de propiedad? ¡Sí, cómo no! ¿Convivencia civilizada? ¡Por favor!

Estoy de acuerdo con Yeatts: respetar el derecho de propiedad es convivir civilizadamente. El problema es que hoy las principales violaciones al derecho de propiedad provienen de quien debería de garantizarlo: el gobierno. ¿Puede haber mayor amenaza que un gobierno que no respeta el derecho de propiedad de los ciudadanos, y que no lo hace con el pretexto de la justicia social, el bien común, la igualdad, y demás conceptos con los que se pretende justificar la redistribución del ingreso? Difícilmente, ¡y no exagero! Hoy el saqueador consuetudinario es el gobierno.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.

_______________

[1] Una manera muy extendida de la esclavitud hoy en día es el secuestro.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus