LUNES, 7 DE MARZO DE 2016
El punto sobre la i
Usted cree que en estos momentos México es...
Un país estable y sin crisis
Un país en bancarrota

Arturo Damm





“La libertad supone vivir sin coerción del gobierno.”
Ron Paul

¿Qué es la libertad? La facultad que tenemos los seres humanos para decidir y elegir, para ser causa eficiente de nuestras acciones, lo cual quiere decir que nuestra vida está en nuestras manos, que somos lo que hemos sido, que seremos lo que decidamos ser, y como elijamos serlo. En la libertad encontramos el fundamento de la dignidad de la persona, por la cual hay que tratarla siempre como el fin que es, no como el medio al que algunos (por ejemplo: los colectivistas, cualquiera que sea su filiación) pretenden reducirla.

¿Cuál es el límite de la libertad? Para responder hay que distinguir entre libertad negativa y libertad positiva. La libertad negativa supone que no hay alguien (por ejemplo: un dictador) o algo (por ejemplo: una ley) que le prohíba a la persona decidir, elegir y actuar, sobre todo esto último. La libertad positiva supone que la persona cuenta con los elementos necesarios para poder actuar, para poder intentar el logro de lo que ha decidido, de lo que ha elegido. La libertad negativa tiene que ver con la fijación de fines, la libertad positiva con la disposición de medios, y ambas son dos momentos del mismo proceso: decidir, elegir, actuar, lograr. Lo que depende totalmente de la persona es la decisión y la elección, que suponen procesos internos (mentales). El actuar y el lograr, que suponen procesos externos (materiales), no dependen totalmente de la persona. Puede haber alguien o algo que le impida actuar, o puede no contar con los medios necesarios, tanto en cantidad como en calidad, para el logro del fin que se ha propuesto. Querer no es lograr. Entre lo que se quiere y lo que se logra está lo que se puede. ¿Cuál es el límite de la libertad? Lo que se puede. Ser libre no es sinónimo de ser omnipotente.

¿Cuál debe ser el límite de la libertad? Para responder hay que tener en cuenta que la persona puede actuar para beneficiarse ella, para perjudicarse ella, para beneficiar a los demás, y para perjudicar a los demás. De estas cuatro posibilidades, ¿cuáles deben quedar excluidas de las opciones de actuación de la persona? Las que perjudican. La primera, perjudicarse ella misma, debe quedar excluida por decisión propia, y solo por decisión propia, nunca por decisión de alguien más: nadie tiene el derecho de prohibirle a alguien más hacerse daño. La segunda, perjudicar a los demás, sobre todo cuando el perjuicio es voluntario (hay que distinguir, por ejemplo, entre un accidente –involuntario– y un delito –voluntario–), debe quedar excluida por decisión propia y, de no ser así, por decisión de alguien más: debe haber alguien con el poder legítimo y suficiente para prohibir que nos dañemos los unos a los otros, sobre todo en el caso en el que los daños implican violar derechos de los demás (por ejemplo: matar, violar el derecho a la vida; secuestrar, violar el derecho a la libertad; robar, violar el derecho a la propiedad), y para castigar a quien, violando sus derechos, dañe a alguien más. Esta es la única coacción que se justifica, sobre todo tratándose del gobierno.

Enmendándole la plana a Paul hay que decir quela libertad supone vivir sin coerciones arbitrarias del gobierno, siendo coerciones arbitrarias todas las que prohíben y castigan acciones cuyo fin es beneficiarse uno mismo, dañarse uno mismo, o beneficiar a los demás. Las únicas acciones que el gobierno debe prohibir y castigar son las que suponen violar derechos de los demás, que no es lo mismo que decir que las acciones que el gobierno debe prohibir y castigar son las que perjudican a los demás, porque existen muchas acciones perjudiciales (por ejemplo: las que causan daño moral) que no deben ser prohibidas y castigadas por el gobierno, algo que en la práctica no sucede. El gobierno ejerce coerciones ilegítimas, actuando injustamente, violando derechos de los ciudadanos.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus