JUEVES, 31 DE MARZO DE 2016
El punto sobre la i
¿A usted le parece buena idea desperdigar el gobierno?
No
No sé

Arturo Damm





“Hay dos caminos fundamentales para distribuir la riqueza. La vía del mercado o a través del Estado.”
Luis Pazos

Primer punto: definir riqueza. Riqueza es todo aquello con lo que los seres humanos satisfacemos nuestras necesidades: un vaso con agua cuando tenemos sed; un plato con comida cuando tenemos hambre; un abrigo cuando tenemos frío; una medicina cuando estamos enfermos.

Segundo punto: tener claro que la riqueza debe producirse y ponerse a disposición de la gente. La riqueza es consecuencia del trabajo humano y solo el trabajo humano (el mío o el de alguien más, pero siempre el de alguien) es capaz de producirla y de adquirirla, tal y como sucede con el vaso con agua, el plato con comida, el abrigo y la medicina.

Tercer punto: dada la división del trabajo la riqueza la producimos entre todos, y el resultado es que buena parte de los satisfactores que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades han sido producidos por alguien más, lo cual da origen al intercambio: si yo necesito lo que tú has producido debo ofrecerte, a cambio, lo que yo he producido y que tú necesites.

Cuarto punto: por producir riqueza, o por participar en la producción de riqueza, las personas reciben un pago, lo cual les permite generar un ingreso, por lo general en forma de dinero.

Quinto punto: distinguir entre la riqueza y el dinero, siendo que el segundo es el medio de intercambio de la primera, con toda la importancia que dicho medio de intercambio tiene, pero sin ser, ni en sí mismo, ni por sí mismo, riqueza. La única necesidad que de manera directa satisfacemos los seres humanos con el dinero es la necesidad de facilitar los intercambios, superando las limitaciones del trueque. La única, ninguna otra.

Resumiendo: el dinero no es riqueza, sino el medio de intercambio de la riqueza; la riqueza la producimos, gracias a la división del trabajo, entre todos, lo cual nos permite generar ingreso; la riqueza tiene que producirse ya que los recursos naturales, en su estado natural, sirven de muy poco, siendo condición necesaria, más no suficiente, para la satisfacción de las necesidades; la riqueza consiste en los satisfactores (bienes y servicios) con los que los seres humanos satisfacemos nuestras necesidades.

Los seres humanos producimos riqueza, a cambio de lo cual recibimos un ingreso que nos permite comprar los satisfactores que necesitamos, siendo todo ello distribución del ingreso, y por ello de la riqueza, realizada a través del mercado, de manera voluntaria, y por la cual ambas partes (compradores y vendedores) ganan. Se trata, literalmente, de la distribución del ingreso y la riqueza, riqueza e ingreso que, previamente, tuvieron que ser producidos, distribución que, realizada en el mercado, es justa (ambas partes participan voluntariamente) y eficaz (ambas partes elevan su nivel de bienestar).

Algo distinto es la redistribución del ingreso, que lleva a cabo el gobierno, por la cual le quita a A lo que es suyo, producto de su trabajo, para darle a B lo que no es producto de su trabajo, lo que no es suyo, redistribución que es injusta (A no participa voluntariamente) e ineficaz (solo B eleva su nivel de bienestar).

Hay que distinguir entre la distribución del ingreso y la riqueza en el mercado, justa y eficaz, y su redistribución por obra y gracia el gobierno, injusta e ineficaz, razón por la cual debería evitarse, algo que ni remotamente sucede: hoy gobernar es sinónimo de redistribuir.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus