MARTES, 13 DE DICIEMBRE DE 2016
El punto sobre la i
Usted cree que en estos momentos México es...
Un país estable y sin crisis
Un país en bancarrota

Arturo Damm





“Poder ejercido sin derecho es tiranía.”
Othmar K. Amagi

El gobierno tiene poder para prohibir, obligar y castigar, para limitar o eliminar la libertad de las personas. Eso, imponerse a la persona, limitando o eliminado su libertad, supone prohibir, obligar y castigar, y la pregunta es qué justifica que el gobierno lo haga. La única respuesta correcta es: que tenga el derecho para hacerlo, porque si no, como lo apunta Amagi, el ejercicio de ese poder resultará sólo tiranía, como frecuentemente sucede. Hoy los gobiernos llevan a cabo muchas tareas, no porque tengan el derecho para ello, sino porque, simple y sencillamente, cuentan con el poder para realizarlas. Lo hacen porque pueden, sin alguna justificación basada en un derecho real, justificación que, por lo general, encuentran en alguna ley, lo cual las vuelve tareas legales, pero no necesariamente justas, lo cual nos lleva a esta pregunta: ¿qué es la justicia?

La justicia es la virtud por la cual le damos a cada quien lo suyo, siendo lo suyo de cada quien el derecho de cada cual. La justicia es el respeto a los derechos de los demás, y el respeto a los derechos de los demás es la convivencia civilizada: no matar (respetar el derecho a la vida); no secuestrar (respetar el derecho a la libertad individual); no robar (respetar el derecho a la propiedad privada). ¿Qué le otorga derecho a la acción gubernamental? Que se realice en aras de la justicia, con la intención de hacer respetar los derechos de las personas, para lo cual el gobierno debe ser el primero en respetarlos.

El gobierno, ¿tiene el derecho de prohibir matar, secuestra y robar? Sí, lo cual quiere decir (dado que el derecho de A supone la obligación de B), que los ciudadanos tienen la obligación de no matar, no secuestrar, no robar. ¿De qué se trata? Del primer poder del gobierno: prohibir (hacer algo). El gobierno, ¿tiene el derecho de obligar, a quien haya violado el derecho de alguien más, a resarcir a ese alguien más? Sí, lo cual implica que los delincuentes tienen la obligación de resarcir a sus víctimas. ¿Qué tenemos? El segundo poder del gobierno: obligar (a hacer algo). El gobierno, ¿tiene el derecho de castigar a quien haya violado derechos de otros? Sí, lo cual implica que los delincuentes tienen la obligación de someterse a ese castigo. ¿De qué se trata? Del tercer poder del gobierno: castigar (por haber hecho algo que no debería haberse hecho).

El gobierno, ¿tiene el derecho de prohibirte dañar a los demás, y de castigarte si lo haces? Sí, sobre todo cuando el daño implica la violación de derechos. ¿Tiene el derecho de prohibirte hacerte daño y de castigarte si te lo haces? No. ¿Tiene el derecho de obligarte a hacerle el bien a los demás y de castigarte si no lo haces? No. ¿Tiene el derecho de obligarte a hacerte el bien y de castigarte si no te lo haces? No. Pese a la respuesta negativa a las últimas tres preguntas el gobierno, en mayor o menor medida, de una otra forma, directa o indirectamente, te prohíbe hacerte ciertos daños, te obliga a hacerle el bien a los demás, y te obliga a hacerte cierto tipo de bien, castigándote si no le obedeces, todo lo cual lo hace, no porque tenga el derecho de hacerlo, sino porque tiene el poder para ello, ¡algo muy distinto!, ubicándose entonces en los terrenos de la tiranía.

El primer poder de cualquier gobierno es el poder para obligar al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo (cobrarle impuestos), poder sin el cual el gobierno no podría existir, poder que, en manos poco escrupulosas, hace que el cobro de impuestos degenere en expoliación legal, tal y como sucede una y otra vez. Todo indicando que así seguirá sucediendo.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus