LUNES, 16 DE ENERO DE 2017
El punto sobre la i
¿Usted está de acuerdo en que se eliminen las comisiones bancarias?
No
No sé

Arturo Damm





“Si se tiene un gobierno ángel de la guarda y hada madrina, exigir recortes en su gasto supone afectar a los grupos beneficiarios de dicho gasto, quienes se opondrán al recorte. Dado esto último es que resulta muy difícil realizar verdaderos recortes al gasto gubernamental.”
Félix de Jesús

Cualquier gobierno, sobre todo en países democráticos, en los cuales la democracia electoral ha degenerado en mercado electorero (los candidatos prometen ser, además de gobierno, y limitarse a la realización de las legítimas tareas del gobierno, desde ángeles de la guarda, y como tales cuidarnos de todos los males, hasta hadas madrinas, y como tales concedernos todos los bienes), tiene una tendencia natural a gastar cada vez más, “en beneficio de los ciudadanos”. Analizando, a través del tiempo, los presupuestos de egresos de los gobiernos nos daremos cuenta de dos cosas: 1) una y otra vez aparecen nuevas tareas, nuevas responsabilidades, que hasta ese momento el gobierno no realizaba, no asumía; 2) una y otra vez, consecuencia de lo anterior, aparecen nuevas partidas presupuestarias, nuevos gastos, que hasta ese momento el gobierno no realizaba.

Relacionado con las tareas del gobierno, sobre todo con las del gobierno ángel de la guarda y hada madrina, hay que tener en cuenta lo siguiente: 1) ningún gobierno, dado que no es ángel de la guarda, y no puede interceder a favor de algún milagro, ni tampoco es hada madrina, no pudiendo recurrir a ningún tipo de varita mágica, es capaz de darle todo a todos, por lo que solamente puede darle algo a algunos, quedando en deuda con el resto; 2) ese algo que a algunos les da previamente se lo tuvo que haber quitado a alguien más, de tal manera que lo que hace es redistribuir el ingreso, quitándole A, lo que es de A, para darle a B, lo que no es de B; 3) dado que el gobierno cobra por quitar y dar (cobra por cobrar impuestos, y también cobra por, entre otras muchas tareas, ejercer el gasto social), nunca regresa la misma cantidad que quitó.

Siempre llega el momento en el cual los ciudadanos se dan cuenta de que el gasto del gobierno resulta excesivo, pero sin darse cuenta de que la causa de dicho exceso es que el gobierno, además de ser gobierno, y limitarse a sus legítimas tareas, pretende ser, desde ángel de la guarda, y preservarnos de todos los males (¿cuáles son los males de los que, legítimamente, debe preservarnos el gobierno?), hasta hada madrina, y concedernos todos los bienes (¿cuáles son los bienes que, legítimamente, debe concedernos el gobierno?). Una vez que los ciudadanos se dan cuenta que el gasto gubernamental es excesivo demandan su recorte, para lo cual, dado que no conviene que el gobierno deje de realizar, con honestidad y eficacia, sus legítimas tareas, debe renunciar a algunas de sus tareas, o como ángel de la guarda, o como hada madrina, algo que la mayoría de los ciudadanos no está dispuesta a aceptar, y el gobierno no está dispuesto a conceder, mucho menos en países democráticos en los cuales la democracia electoral ha degenerado en mercado electorero, y el triunfo electoral está más del lado de los gobiernos ángel de la guarda y hada madrina, que de los gobiernos a secas, limitados a sus legítimas tareas que son solamente cinco: 1) garantizar los derechos, ¡que realmente lo sean!, de los ciudadanos; 2) impartir justicia; 3) ofrecer los bienes y servicios públicos, que realmente lo sean, y que realmente deban ser ofrecidos; 4) ordenar la convivencia en los espacios públicos; 5) corregir externalidades negativas.

Cuando, teniendo gobiernos ángel de la guarda y hada madrina, los ciudadanos demandan recortes al gasto gubernamental, no se dan cuenta lo que realmente están demandando: que el gobierno, ya sea en su papel de ángel de la guarda, ya sea en su rol de hada madrina, deje de ayudarlos, es decir, deje de asumir parte, ¡buen parte!, de sus responsabilidades. Vistas así las cosas, ¿realmente están dispuestos a que el gobierno gaste menos, a que gaste menos en su favor?

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus