LUNES, 13 DE MARZO DE 2017
El punto sobre la i
¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé

Arturo Damm








“Para que hubiera comienzo fue creado el hombre.”
San Agustín

El ser humano es capaz de introducir novedades en el mundo, inventando y produciendo algo que antes no existía, aportando algo nuevo, mejorando el mundo en el que vive y convive, dejando herencia para los que vienen detrás. A este comienzo de algo nuevo es al que se refiere San Agustín, y con relación al cual Hanna Arendt apunta que “con la creación del hombre, el principio del comienzo entró en el mundo, lo cual, naturalmente, no es más que otra forma de decir que, con la creación del hombre, el principio de la libertad apareció en la tierra”.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que no todo está predeterminado, que el futuro no es una prolongación tal cual del pasado, que si el ser humano es hoy lo que ha sido, mañana será lo que decida ser, teniendo la posibilidad de mejorar. La libertad es, antes que cualquier otra cosa, el poder para cambiar y mejorar, para superar la predeterminación por medio de la autodeterminación.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que el progreso es posible, comenzando por el progreso económico, definido como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios para un mayor número de gente.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que puede introducirlas, pero que no es necesario que las introduzca, siendo ésta una de las características de la libertad: puedo, pero no es necesario.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que cada uno puede contribuir, de manera única, personal, al mejoramiento de la vida de los demás, en un proceso que, por obra y gracia del principio del comienzo, no tiene límites, porque no los tiene la libertad, que no es omnipotencia, pero sí considerable poder.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que el futuro propio del ser humano es un por hacer, que el futuro no es algo que le sale al encuentro al ser humano, sorprendiéndolo y agobiándolo, sino algo que el ser humano, decidiendo y eligiendo, diseña y crea. En este sentido el futuro motiva y compromete.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que entre el pasado, que hasta cierto punto predetermina (somos hoy lo que hemos sido), y el futuro que es la oportunidad para la autodeterminación (seremos lo que decidamos ser), está el presente, que no es solamente el momento del tránsito entre el pasado y el futuro, sino el momento de la superación del pasado y del mejoramiento del futuro.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que es libre, que el principio del comienzo del que habla San Agustín es el principio de libertad al que se refiere Arendt. Quiere decir que tiene la capacidad para decidir y elegir y, más importante, para decidirse y elegirse, siendo así que la principal novedad que puede introducir en el mundo, lo mejor que puede aportar en beneficio propio y de los demás, es un mejor él mismo.

Que el ser humano sea capaz de introducir novedades en el mundo quiere decir que no es perfecto (el día que lo fuera ya no sería capaz de introducir novedades en el mundo, ya no sería posible un nuevo comienzo, ya no sería posible la libertad), pero sí perfectible, capaz de comenzar una y otra vez, no en un eterno retorno, sí en un constante avance.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus